El vicepresidente de Finanzas & CFO de Southern Copper, Raúl Jacob, sostuvo que están a la espera de recibir la licencia de construcción del proyecto Tía María antes que venza el plazo de vigencia del EIA, por lo proyectan el inicio de sus actividades de construcción en el momento oportuno.

“Esperamos recibir la autorización de construcción antes del vencimiento del EIA. Hemos cumplido con todas las exigencias de ingeniería y requerimientos ambientales, de acuerdo a ley. En ese sentido, confiamos en que Tía María pueda seguir trabajando con la población de Islay e iniciar sus actividades de construcción cuando sea apropiado”, anotó.

RELACIONAMIENTO CON LA POBLACIÓN

Señaló además que, en los últimos años, el proyecto Tía María ha dado un giro sustancial en el relacionamiento con la población vecina, comunicando sus cualidades y absolviendo las dudas e interrogantes sobre su manejo ambiental y beneficios económicos. Al menos eso intenta comunicar la empresa.

VALLE UNIDO

Jacob, destacó que desde el 2016 Tía María trabaja con el programa Valle Unido, con acciones enfocadas en temas de salud, infraestructura, educación, desarrollo de capacidades productivas, entre otros, que han beneficiado a muchos habitantes de la provincia de Islay.

“Estas acciones han permitido lograr una base y capital social estables y sostenibles, que propician un escenario favorable para la entrega de la autorización de construcción del proyecto Tía María”, explicó.

DATOS

  • Tía María contribuirá al desarrollo económico nacional por más de 20 años.
  • Con una inversión de $1400 millones de dólares, su puesta en marcha generará 4,800 puestos de trabajo permanentes entre directos e indirectos (9000 puestos en los dos primeros años de construcción), además de importantes ingresos económicos por canon y regalías para la provincia de Islay y la región Arequipa.
  • Tía María es el segundo proyecto minero más grande de Arequipa, luego de Pampa de Pongo.
  • Tía María procesará óxidos de cobre de los yacimientos La Tapada y Tía María, ambos están ubicados en la provincia de Islay, desierto de La Joya.