Sigue el rechazo a CBB: Pescadores exigen reubicación de planta cementera

Últimas Noticias

Continúan las manifestaciones de rechazo a la instalación de la planta de Cementos Bío Bío en el distrito de Islay-Matarani, por ello las organizaciones de pescadores artesanales de esa localidad exigieron mediante un pronunciamiento público, que, si bien no se oponen a la inversión privada, esta planta deba ser reubicada en un lugar lejano a la población.

SECTOR PESQUERO AFECTADO

Los pescadores señalan además que, la instalación de una planta de esta naturaleza atentaría contra la salud y el medio ambiente, e incluso, el sector pesquero artesanal se vería afectado, ya que periódicamente se realizan estudios del agua dentro y fuera de las operaciones del Desembarcadero Pesquero Artesanal “El Faro”.

RECHAZAN REUNIRSE CON CBB

Asimismo, manifestaron su rechazo ante cualquier intento de reunión con la cementera chilena en cuestión, hecho que podría ser utilizado como argumento de aceptación por parte de la empresa. En ese sentido descartan que exista un representante de los hombres de mar que haya pretendido reunirse con la empresa CBB.

QUE SE INSTALE EN OTRO LUGAR

“Por eso nuestra posición es tajante y rotunda: que se reubique fuera de la ciudad. De esta manera estaríamos cuidando que aumente el grado de contaminación existente dentro de la población como de las áreas de trabajo” señala el escrito.

Finalmente, exigen al alcalde local, Fernando Zúñiga, un pronunciamiento al respecto.

RESPALDO MASIVO

El documento está firmado por Hugo Rodríguez Atoche, presidente de la Asociación de Pescadores y Armadores; Deybi Zapata Malpartida, presidente de la Asociación de Armadores Artesanales “Cerrito de Azúcar”; César Raúl Benavides Pérez, secretario general del Spaemim; Jorge Arroyo Ancco, presidente de Apaafma, Miguel Ruíz Castillo, secretario general Spaenoe; Alejandro Acuña Yucra, vicepresidente de Arevifp; José Ramos Arce, administrador del DPA El Faro; Iván Chiroque Inga, vicepresidente de la asociación de bolichitos.

Pronunciamiento.

Análisis & Opinión

CORONAVIRUS