- Clasificados -

Conozca las propiedades de la manzanilla

POR: ENRIQUE RIVERA SALAS     

Siempre que escribo un artículo periodístico, pienso en que este sirva de ayuda a la comunidad, especialmente a aquellas familias que no cuentan con suficientes recursos económicos ni tienen seguro social.

Se trata de una agradable planta medicinal que se puede cultivar incluso en macetas ubicadas en patios o jardines caseros, para tenerla a mano en casos comunes de cólicos e indigestiones. Su agradable aroma tiene propiedades relajantes, tanto que su aceite esencial se utiliza para elaborar cremas y lociones que ayudan a conciliar el sueño.

Es imprescindible contar con esta planta en el botiquín casero debido a sus cualidades desinflamantes, antisépticas y cicatrizantes, las cuales se conocen desde hace más de cuatro mil años.

Sus usos terapéuticos son numerosos, incluyendo problemas de la piel como dermatitis del pañal (escaldaduras), acné, insomnio, depresión, cólicos de gases, orzuelos y conjuntivitis.

El modo de empleo de la manzanilla es muy versátil, ya que puede utilizarse para tratar diversas afecciones del sistema nervioso, lo cual tiene un impacto positivo en la salud de la piel, dado que ambos sistemas están relacionados en nuestro cuerpo.

Cólicos de gases: infusión de un puñado de la planta y flores lavadas en un litro de agua hirviendo, dejando reposar unos 5 minutos y bebiendo tibia. Para los bebés, el agua de manzanilla no debe estar cargada. Puede combinarse con anís.

Dermatitis del pañal o escaldaduras, inflamación de los pezones por lactancia: lavar la zona con manzanilla casi fría.

Acné y Rosácea: aplicar gasas limpias empapadas de manzanilla helada (mantenida en refrigeración) varias veces al día, principalmente al levantarse y acostarse o cada vez que hay problemas nerviosos.

Insomnio, problemas nerviosos como ansiedad, depresión, estrés: infusión como se ha indicado, tomada como agua de tiempo.

Bronquitis, asma, tos: infusión tomada como agua de tiempo.

Conjuntivitis, orzuelo: aplicar gasa limpia empapada con agua tibia, una diferente para cada ojo, sin frotar, dando toquecitos. También se puede hacer un lavado de ojos con copitas especiales con la forma indicada para cubrir todo el ojo o simplemente echando la manzanilla tibia en dicha parte.

Cicatrizante: lavar raspaduras y heridas muy leves con una infusión tibia de manzanilla.

Precauciones: Si la persona es alérgica a las plantas de la familia de la manzanilla, debe abstenerse de usarla. No se debe administrar a bebés, especialmente menores de 6 meses, a menos que se realice en condiciones muy higiénicas para evitar diarreas. No se debe administrar manzanilla si se sospecha de apendicitis (fuerte dolor en el lado derecho del bajo vientre), especialmente a niños y adolescentes, en ese caso, se debe acudir al centro médico más cercano. No se debe tomar manzanilla si se tiene diarrea.

Su uso es seguro en la forma indicada. Finalmente, es importante destacar que la manzanilla es una medicina natural. Le deseo éxito si decide utilizarla.

Análisis & Opinión

ANÁLISIS Y OPINIÓN

error: Diario La Prensa Regional