- Clasificados -

“Todo tiene su final nada dura para siempre…”

El Lagarto Vizcarra es un hábil orador que ha adquirido gran conocimiento gracias al coaching político brindado por el argentino Maximiliano y otros expertos reconocidos en el tema. Sin embargo, lo que no ha logrado aprender es ser leal tanto a su gente como a sus amigos, así como a los verdaderos principios de un líder auténtico.

POR: KAREM ROCA LUQUE     

Qué gran verdad encierra la canción de Héctor Lavoe y Willie Colón… ♪♪♪ Todo tiene su final… Nada dura para siempre… Tenemos que recordar… Que no existe eternidad ♪♪♪

A lo largo de mi vida, he dedicado mi tiempo al servicio del estado, sin embargo, he llegado a la conclusión de que la política no es mi vocación. A pesar de tener claro este aspecto en mi vida, de alguna manera estuve involucrada en ella. Tuve la oportunidad de trabajar al lado del hombre más influyente de mi país en cierto momento: el Lagarto Vizcarra.

Durante varios años, Vizcarra fue ovacionado y reconocido como el líder político más importante. Fue en ese contexto en el que pude observar de primera mano el significado de sonreír para la foto y vivir de apariencias.

Aparentar que se tiene una familia feliz, fingir que un hombre solo tiene ojos para su esposa cuando las cámaras están presentes, o tal vez cuando se está frente a personas que necesitan pruebas para respaldar una falsedad. A lo largo de muchos años, he sido testigo de cómo su rostro cambia dependiendo del público al que se dirige. Y aquella frase bien trillada que es su caballito de batalla, «La corrupción es el virus del estado en todos sus niveles. Los peruanos se merecen un estado eficaz, que privilegie el interés común sobre el individual», solo queda en una simple frase.

El Lagarto Vizcarra es un hábil orador que ha adquirido gran conocimiento gracias al coaching político brindado por el argentino Maximiliano y otros expertos reconocidos en el tema. Sin embargo, lo que no ha logrado aprender es ser leal tanto a su gente como a sus amigos, así como a los verdaderos principios de un líder auténtico.

Ha optado por rodearse de personas que solo buscan satisfacer sus propios intereses, una elección desafortunada que pone en riesgo su libertad, ya que podría enfrentar varios años de prisión. El Lagarto parece creer que puede evadir las declaraciones certeras de colaboradores eficaces y testigos protegidos, pero esto podría resultar en su perjuicio.

¿Cree que aquellos que le hacen favores dentro de la fiscalía siempre jugarán a su favor? Una vez más lo repito: todo tiene un final, nada dura para siempre. Señor Lagarto, los mudos vuelven a tener voz y ya no están dispuestos a ser silenciados a cambio de algún beneficio.

Le recordamos que, como parte del control de acusación en su contra, la jueza Margarita Salcedo rechazó el pedido de sobreseimiento presentado por la fiscalía provincial del caso, en relación a tres delitos por los que se le investiga: colusión agravada, asociación ilícita y usurpación. Además, la magistrada ha concluido que usted debe ser llevado a juicio por estos delitos.

La fiscalía ha determinado en una audiencia de control de acusación este jueves, solicitar una condena de 15 años por el presunto caso de coimas cuando el señor Lagarto era gobernador de Moquegua. Paralelamente, se está evaluando si su acusación por el caso Lomas de Ilo-Hospital de Moquegua también debe incluir tres delitos adicionales, después de que el Poder Judicial rechazara un primer intento de archivarlos. ¿Cuánto anhela usted que todas las pruebas se borren y despejen su camino, señor Lagarto?

¿Pasarán por su mente más de un pensamiento oscuro?, seguramente preferiría que también fallecieran testigos clave, al igual que nuestra recordada señora Nelly Salazar (QEPD). ¿Qué suerte tuvo, no es así? Sin embargo, quisiera recordarle que, aunque ya no esté en esta vida, su presencia se hace sentir de diversas formas, ya que la justicia seguirá su curso.

Señor Lagarto, me gustaría saber cuál será su nuevo discurso y cuál será su excusa esta vez. ¿Le preocupa si ha provocado denuncias judiciales para muchas personas que solo estaban siguiendo sus órdenes y las de Miriam Morales? ¿Estás pagando los abogados de estas personas inocentes? Parece que no, ni siquiera el Estado lo hace. Sin embargo, el Estado sí financia tu defensa legal y la de la señora Morales.

¿Te gustó vivir cómodamente, disfrutar de carne de primera en el Palacio de Gobierno y estás convencido de que volverás como Presidente de la República? Parece que todos tus seguidores ya se han repartido los supuestos cargos ministeriales, ¿acaso Figueredo será el futuro ministro de Vivienda? Cada vez que recuerdo a Figueredo, no puedo evitar sonreír hasta que me duele el estómago.

En su última etapa de gobierno estuvo marcada por invitaciones de Figueredo a los restaurantes más lujosos de Lima, pero al final este achaparrado personaje nunca logró su más caro anhelo de ponerse un fajín ministerial. ¿Logrará convertirse en ministro ahora que ocupa un cargo directivo en el Partido Político «Yo Primero»? Lo que sí sabemos los moqueguanos es que anteriormente desempeñó el rol de asesor de tu ahijada Ninfa durante varios meses.

Esperemos lo que suceda en los próximos días, la verdad está comenzando a salir a la luz. A pesar de tus intentos por borrar evidencias y de las provocaciones e insultos de unos pocos detractores, aquellos que dicen las cosas tal como son continúan exponiéndote.

Estamos vigilantes ante todas las mentiras que sigues perpetuando diariamente, y quiero reiterarte una vez más: “Seré la roca en tu zapato”.

Análisis & Opinión

ANÁLISIS Y OPINIÓN

error: Diario La Prensa Regional