- Clasificados -

La agonía del Congreso

POR: ENRIQUE LAZO FLORES     

Desde aquel fatal 7 de diciembre del 2022 a la fecha, se dieron hechos en el ambiente político que han seguido el ritmo y la misma tonada desde hace más de dos décadas, donde pasaron cosas que a la fecha no han cambiado casi nada, más bien, ha continuado el mismo patrón de gobierno dejado por el autor de esta crisis.

Pese a que pasaron presidentes, algunos elegidos por mandato popular y constitucionalmente legítimos, otros asumieron por accidente y algunos porque se les apareció la virgen, todos ellos siguieron el mismo programa de gobierno de Alberto Fujimori y que pese a criticarlo, satanizarlo, en la actualidad buscan cambiar la constitución de Fujimori, que permitió poner al Perú, en el lugar expectante en desarrollo económico, al extremo de tener la moneda nacional Sol como una de las monedas más fuertes del continente, pero nadie absolutamente nadie tuvo el valor de cambiar ese programa de gobierno, con la que gobiernan hasta hoy.

De otro lado, tenemos a un Congreso, como uno de los poderes legislativos más corruptos, sumisos, apañador que hemos tenido y que está llegando a su fin, dejando atrás a toda una serie de cuestionamientos a su labor, aunque de hacerse una autocrítica, siempre dirán que fue este Congreso el defensor de la democracia, el que salvó al país de tener a un gobierno comunista. Pero a cambio tenemos, un poder Legislativo que se ha mostrado sumiso haciendo el papel de “celestina” con el Ejecutivo que tiene mucho que explicar por los más de 60 muertos en los conflictos en Ayacucho y Puno.

Asimismo, el país entero fue testigo que este Congreso, ha sido el más corrupto, que cogobierna con el Ejecutivo que preside Dina Boluarte, un Congreso que ha logrado “blindar” a “Los Niños”, a los “mocha sueldos”, a congresistas investigados por la Fiscalía por presuntos delitos de peculado, abuso de autoridad, coacción laboral, usurpación, estafa y lavado de activos, a congresistas acusados de violación, a traficantes de influencias y otros que colaboraron en el golpe de Pedro Castillo.

En fin, una serie de errores que seguramente los autores no tendrán reparos en salir a la prensa a decir, sí, claro que cometimos errores y hacemos una autocrítica que no llegará a revertir todo lo malo que hicieron, al extremo que en la actualidad por lo menos tenemos a 16 parlamentarios que son investigados y con denuncias ante el Comité de Ética, que, por cierto, también se ha confabulado con estos parlamentarios solo a cambio de votos.

Precisamente ese comportamiento de estos congresistas ha contribuido a que este Congreso tenga el creciente rechazo de la población, llegando al 91 por ciento de desaprobación, algo jamás visto, como que también es algo nunca se ha visto, que sean rechazados cuando visitan a sus propias regiones en la semana de representación, como lo hicieron con Maricarmen Alva, con Edwin Rodríguez, con Otárola, con la misma Dina Boluarte, entre otros.

Entre los más cuestionados están quienes se fueron presos, como el excongresista Freddy Díaz que está con 9 meses de prisión preventiva por el presunto caso de violación sexual a una extrabajadora de su despacho, al parlamentario Enrique Wong suspendido por presunto delito de tráfico de influencias, a  ellos se suman los congresistas quienes habrían recortado los sueldos de los trabajadores obligando a sus trabajadores a depositar parte de sus salarios a quienes la Fiscalía de la Nación les abrió investigación preliminar como presuntas autoras del delito de concusión por los supuestos cobros irregulares que habría realizado a los trabajadores de su despacho.

Como si fuera poco, tenemos al Ministerio Público en manos de quien jamás debió recaer, la Fiscalía de la Nación Patricia Benavides, que mostró sus preferencias familiares, cuando apenas se hizo cargo liberó a su hermana de las investigaciones por dar libertad a presos por ser presuntos narcotráficos, y quién es la Fiscal de la Nación?, Liz Patricia Benavides Vargas, abogada, empresaria y política, asignada Fiscal de la Nación desde el año 2022, en reemplazo de Pablo Sánchez Velarde, quien se desempeñaba en el cargo de forma interina, duramente cuestionada por no enfrentar a la corrupción, más bien, por favorecer a su hermana en las investigaciones que era objeto.

EN LA VEREDA DEL FRENTE

Y en la acera del frente está Dina Boluarte, mostrándose protegida por el Parlamento y por las Fuerzas Armadas, que ya empezaron a soltarla, marcando así el camino que deberá recorrer, pese a que este Congreso ya le dio el salvoconducto para despachar desde el extranjero vía zoom, lo que quiere decir que apenas salga del país prácticamente será vacada automáticamente,  ya que esa ley aprobada por el Congreso ha sido promulgada por ella misma, pero es anticonstitucional ya que las normas constitucionales solo se modifican con otra ley constitucional. Por lo tanto, ella estaría con una vacancia en ciernes.

El futuro es incierto para el Ejecutivo, es decir, para Dina Boluarte y Alejandro Otárola, ya que ambos cual mellizos gobiernan sin ningún reparo, saltándose sobre las normas constitucionales, desconociendo a los muertos en su gestión, provocando al pueblo de la zona andina, desconociendo a Puno que pertenece a Perú, y provocando a que en la tercera toma de Lima va a haber más muertos, literalmente señalado por ella misma, al preguntar “cuánto muertos más quieren”.

Lo cierto es que ante los acontecimientos producidos desde el 7 de diciembre pasado, a la fecha, la Comisión Internacional de Derechos Humanos encontró responsabilidad en Dina Boluarte por los muertos ocasionados y que ella no hizo nada para remediarlos, al contrario, recibió el respaldo del Congreso quien le dio las facultades para salir del país, justo cuando se le acerca la tercera toma de Lima, lo que quiere decir, que al Perú se le viene horas muy oscuras y Dina ya está lista para salir del país.

Mientras eso pasa entre el Ejecutivo y el Legislativo, para el 28 de julio próximo, ya se definen los que van a gobernar el Perú,  por lo menos se conoce que Fuerza Popular y el cerronismo estarán a la cabeza del Congreso, por sí sale vacada Dina y no llegue al 28 de julio, ya tenemos los que podrán ser presidente que remplace a Dina y el presidente del Legislativo, el resto ya es para mirar en coca o en cuyes de la buena suerte, que es lo que le hará falta al Perú después del 19 de julio.

Análisis & Opinión

ANÁLISIS Y OPINIÓN

error: Diario La Prensa Regional