- Clasificados -

Yunzada en Oyo Oyo despidió Carnavales de Ichuña

El Carnavales de Ichuña es Patrimonio Cultural de la Nación desde diciembre del 2017.

POR: ROSI MERY MERMA LOZANO    

La semana que pasó, del 1 al 5 de marzo, pobladores del distrito de Ichuña, provincia General Sánchez Cerro, Moquegua, vistieron sus mejores trajes para celebrar el tradicional Carnaval de Ichuña.

Visitantes de regiones vecinas y la ciudad de Moquegua se congregaron en Ichuña, al igual que pobladores de sus 28 comunidades.

Las fiestas del Carnaval de Ichuña, considerada Patrimonio Cultural de la Nación desde diciembre del 2017, se centralizaron en el pueblo de Ichuña durante los tres primeros días, para luego cerrar con yunzadas en comunidades aledañas.

Las comunidades de Oyo Oyo, Antajahua, Miraflores, Yanahuara cerraron las fiestas de carnavales el 4 y 5 de marzo. En Oyo Oyo los pobladores y alferados, que este año fue el proyecto San Gabriel a través de su jefe de Relaciones Comunitarias Enver Carhuas Castro y el poblador Federico Mamani y esposa, se encargaron de iniciar a la festividad con el pago a la tierra o también conocido como tinka, ante el árbol que será destinado a la yunza.

Los pobladores y visitantes, trabajaron y disfrutaron cada paso de la yunzada. Desde cortar el árbol, llevarlo a la plaza central, vestirlo con obsequios, serpentina y globos. Hasta lograr plantarlo y comenzar a danzar alrededor, dando pausados y suaves hachazos al árbol, para alargar hasta el anochecer las celebraciones.

En los festejos de los carnavales en Oyo Oyo, que se realizan en temporada de lluvias torrenciales y granizadas, la población se ha sincronizado con el clima.

Apenas inicia el granizo o fuertes lluvias, corre a socorrerse alrededor de la iglesia o en el salón comunal a esperar el cese de la tormenta. Pacientes y conocedores del tipo de viento, color de la nube y hasta forma en que caen las gotas de lluvia, esperan. “Va pasar en 20 minutos”, aseguran, sin equivocarse.

Este año en Oyo Oyo, fueron los fuertes vientos y los –últimos- hachazos la familia Sabas Venegas quienes tumbaron el árbol. Cerrando una de las festividades más esperadas de Moquegua, mismas que fueron suspendidas el 2020 y 2021 por las restricciones de la pandemia originada por la Covid-19.

Análisis & Opinión

CORONAVIRUS

error: Diario La Prensa Regional