Sí hay alternativas para los alumnos de la Universidad José Carlos Mariátegui de Moquegua

Plantean norma legal para crear comisión reorganizadora y acceder a una nueva oportunidad de licenciamiento.

3929
Universidad José Carlos Mariátegui.

La renuncia de todas las autoridades académicas y administrativas de la Universidad Particular José Carlos Mariátegui de Moquegua (UJCM) e implementar una iniciativa legislativa que permita un nuevo proceso de licenciamiento mediante una Comisión Técnica o Comisión Reorganizadora, priorizando así los derechos de los estudiantes a una educación de calidad, fue la alternativa que ganó consenso en el Foro Virtual sobre la crítica situación de ese centro superior de estudios que se realizó este sábado 4 de julio.

El certamen, promovido por el Despacho del congresista de la República, Walter Ascona Calderón, generó un amplio debate entre los convocados. Participaron, Daniel Navarro Reto y Carla Sánchez, funcionarios de la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (SUNEDU); Daniel Mora Zevallos, ex parlamentario y promotor de la nueva ley universitaria y la creación de SUNEDU; Luis Dioses Guzmán, presidente de la Comisión de Educación, Juventud y Deporte del Congreso de la República; Daniel Reinoso Rodríguez, rector de la Universidad José Carlos Mariátegui; representantes de los docentes y estudiantes de las sedes de Moquegua e Ilo; y representantes de la sociedad civil. El foro, además estuvo abierto a los alumnos, muchos de los cuales formularon sus preguntas a los expositores.

La UJCM fue creada en diciembre de 1989 y a la fecha tiene 8,392 estudiantes, pero no logró su licenciamiento por no haber superado en el plazo que le correspondía, las ocho “Condiciones Básicas de Calidad” establecidas por ley. La Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria, por esta razón, le denegó su licenciamiento, fijando, por el contrario, un plazo de dos años para el cierre de sus actividades académicas.

El proceso de evaluación se llevó a cabo entre los años 2017 y 2019, y como consecuencia de la denegatoria, la casa de estudios queda impedida de recibir nuevos ingresantes y deberá cesar sus actividades en un plazo máximo de dos años, que empieza a contabilizarse a partir del próximo semestre académico.

Siendo una universidad privada con estatus asociativa, es patrimonio educativo de la comunidad universitaria y de la región. Por tal razón, es preocupación primordial buscar alternativas para garantizar su continuidad institucional, la finalización de estudios y la graduación de todos sus alumnos de pre y posgrado.

Es este justamente la razón del Foro Virtual denominado “Situación de la Universidad José Carlos Mariátegui y alternativas frente a la denegación del licenciamiento”. Tuvo como objetivos analizar la problemática de la Universidad Privada José Carlos Mariátegui para perfilar las características de un buen centro superior de estudios; desarrollar alternativas para la continuación de estudios de sus alumnos, y contribuir a garantizar los derechos de los estudiantes a una educación de calidad y valorar y reconocer sus esfuerzos y el de sus padres para su formación universitaria.

Durante el foro se planteó también la búsqueda del licenciamiento de manera inmediata en el marco de un Recurso de Consideración presentado por la universidad, conducido en este proceso por un órgano calificado de alta calidad profesional y técnico.

Igualmente, se planteó el cumplimiento de las disposiciones de SUNEDU, como es el traslado de los alumnos a otras universidades en condiciones que garanticen la continuidad de su formación académica y su graduación.

Por otro lado, se reconoció la necesidad de impulsar más reuniones técnicas de trabajo para lograr alternativas consensuadas entre todos los actores en beneficio de los estudiantes y de la comunidad moqueguana.

Pro la naturaleza de la crisis de la UJCM, todas las alternativas suponen acciones de corto y mediano plazo, requieren voluntad y disposición de superar la situación actual, auditar e investigar la gestión universitaria, y una mirada desapasionada y objetiva para alcanzar un amplio consenso con acuerdos sostenibles en el tiempo.