- Clasificados -

Putin el terrible

Vladímir Putin, el nuevo zar ruso, puso en marcha a los “siloviki” extraídos de la FSB, una de las herederas de la siniestra KGB.

POR: FRANCISCO DIEZ CANSECO T.   

En 1565, el zar ruso Iván el Terrible, así denominado por las atrocidades que cometió en el ejercicio del poder -ciertamente absoluto- creó la organización de los “oprichniki”, una suerte de brutal guardia pretoriana que le era incondicionalmente leal, tenía impunidad absoluta para realizar toda clase de crímenes y gozaba de enormes privilegios económicos.

En pleno siglo XXI, tres siglos y medio después, Vladímir Putin, el nuevo zar ruso, puso en marcha a los “siloviki” extraídos de la FSB, una de las herederas de la siniestra KGB de la cual también proviene el propio Putin para quien una de las grandes catástrofes del siglo XX fue la desaparición de la Unión Soviética, y el régimen totalitario y genocida en ella encarnado. Los “siloviki” son su guardia de corps y asesores, algunos se han convertido en oligarcas, todos ellos servidores incondicionales del autócrata.

Entre los crímenes cometidos por los “oprichniki” bajo las órdenes de Iván el Terrible se encuentra el estrangulamiento del retirado Metropolitano de Moscú, Felipe II, a manos de uno de sus más importantes jefes, Maliuta Skúratov en 1569.

A fines de marzo de este año, un “tribunal “ruso condenó a 9 años de prisión a Alexei Navalny, líder de la oposición en ese país, por el supuesto y negado delito de fraude.

Meses atrás, Navalny fue envenenado y salvó la vida porque logró huir a Alemania. Regresó para seguir dando la batalla por la libertad y, como se preveía, ha sido encarcelado a través de una farsa de juicio.

En 1571, el propio Skuratov, bajo instrucciones de Iván el Terrible, dirigió masivas ejecuciones de miles de personas acusadas de traición en Nóvgorod, luego de la caída de la ciudad en manos del ejército ruso.

El 2022, luego de la invasión de Ucrania el 23 de febrero, so pretexto de liberarla de los nazis, las tropas de Putin, en retirada del norte de ese país, van dejando huella de los crímenes de guerra que vienen cometiendo con la población civil -incluidos ancianos, mujeres y niños- tal como lo hicieron con anterioridad en el Donbás, durante la toma de Crimea el 2014, y en Siria.

Análisis & Opinión

ANÁLISIS Y OPINIÓN

error: Diario La Prensa Regional