DIARIO LA PRENSA REGIONAL |

Moquegua, el oasis

¿Qué cambio en los últimos 50 años?, en realidad no mucho, solo se tiene 20,705 Hectáreas que representan el 1.7% del territorio departamental moqueguano (1,574,546.8 Hectáreas).

POR: JORGE ACOSTA ZEVALLOS (ECONOMISTA DEL CEM)   

El nombre de Moquegua según algunos estudiosos “Moquichua» deriva de la voces quechuas «Muhu o Moho» que significa «grano de semilla», y «Quicho o Quechua», la tierra templada o de temple caliente», o sea «Moquichua O Moquechua», para otros autores significaba “un oasis en el desierto” que le pusieron el nombre los españoles cuando llegaron a estos lares y en el medio del desierto emergía un pequeño valle verdoso y prodigioso que respondía a un clima templado permanente.

Al margen de la etimología de su significado y a la luz de la información sobre el área agrícola del departamento de Moquegua, la última definición la podemos etiquetar también al departamento. Nos basamos en lo inverosímil característica del departamento.

Así tenemos que Moquegua departamento o región solo representa el 1.2% del territorio nacional, o sea somos bien pequeños con respecto al territorio nacional. Si se asombró con el dato, en lo que respecta a área agrícola se asombrará más pues el departamento de las paltas solo representa el 0.23%, o sea casi nada. Entonces el concepto definitivo es que somos un área territorial ínfimo y desértico, tanto en la costa como en la sierra.

¿Qué cambio en los últimos 50 años?, en realidad no mucho, solo se tiene 20,705 Hectáreas que representan el 1.7% del territorio departamental moqueguano (1,574,546.8 Hectáreas). Lo que hicimos en los últimos cinco años fueron ampliaciones de las fronteras agrícolas y nada más que impactará en el crecimiento efectivo del área agrícola.

Se nos enrostrara lo de Lomas de Ilo, sin embargo, este es un gran proyecto que todavía no culmina. San Antonio y otras son muy pequeñas para el gran crecimiento de la población moqueguana. Revisando el área cultivable de las provincias, es Mariscal Nieto el que tiene mayor área cultivada con 14,706 Ha., le sigue Sánchez Cerro con 11,333 Ha. y en la cola con un área bien reducida Ilo con solo 665 Ha (Son cifras oficiales del Ministerio de Agricultura).

Es muy poco lo que tenemos de terreno para la agricultura y si revisamos lo invertido tanto por los gobiernos locales y el regional en el sector agrario no va equiparado con un impacto que debió ser mayor en el crecimiento del área agrícola.

Por el lado de los distritos en área cultivable destaca primero el distrito de Moquegua con 5,254 mil Ha, le sigue Torata con 3332 Ha., tercero Carumas 2,810 mil Ha. y cuarto Puquina 2,702 Ha. Los siguientes distritos tienen menos de 2,000 hectáreas.

En conclusión, el área agrícola de Moquegua es muy reducida y es lo no solo con respecto al país, lo es con respecto a su extensión territorial, comparativamente a otros departamentos y distritos estamos en la cola.

La explicación tiene muchos factores que van desde la característica desértica de nuestra región, la escases del agua, la imposición acuífera de la minería sobre la agricultura, los malos gobiernos regionales y locales que nos han gobernado, la corrupción en las grandes proyectos de irrigación (caso Lomas de Ilo), los invasores traficantes de terrenos (caso la Clemesí), la pésima inversión del canon minero en el riego agrícola, el egoísmo de nuestros vecinos puneños y arequipeños que bloquearon proyectos de represas y también las características territoriales desoladas en la costa y muy accidentada en la sierra, en fin hay más.

Ya no basta llorar sobre la leche derramada, estas quejas no nos ayudaran a mirar en positivo el futuro. El futuro es pensar en realizar obras de impacto como la culminación definitiva de la irrigación de Lomas de Ilo que tiene más de 3 mil hectáreas efectivamente probables de irrigarse, evaluar la posibilidad de las Pampas de la Cremosa y de donde traer recursos acuíferos, la revolución agraria alimentaria en los distritos de la sierra donde los productos son excelentes y de buena calidad.

Este deber ser un tema de debate de los próximos gobernantes de las provincias y distritos y el gobierno regional. Los próximos gobernantes deben exponer que van a hacer para cerrar por ejemplo las siguientes brechas agrícolas: porcentaje de superficie agrícola sin riego 10%, porcentaje de superficie sin tecnificación 93%, porcentaje de superficies con potencial para el desarrollo productivo forestal de cadenas 100%. Soñamos para que Moquegua deje de ser un oasis y más bien un territorio de amplios territorios de color verde.

Lo Último

ANÁLISIS Y OPINIÓN