- Clasificados -

Los moqueguanos en Lima: el Turco

Nadie entendía que función cumpliría el Turco en el MTC, pero en el fondo sabíamos que sería el fotógrafo oficial del ministro, el Turco era conocido por tomar fotos a diestra y siniestra, no te dabas cuenta y ya te había tomado una foto, en fin era su segunda profesión no certificada.

POR: KAREM ROCA LUQUE    

A estas alturas de la vida ya tengo claro que significa el poder en su máxima dimensión.

Año 2016, Pedro Pablo Kuczynski era ungido presidente de la República del Perú, Martín Vizcarra primer vicepresidente y Mercedes Aráoz segunda vicepresidenta del Perú. Se sabía que Martín Vizcarra, sería el nuevo ministro de Transportes y Comunicaciones, el 15 de julio del año 2016, PPK confirmó su inclusión en el Consejo de Ministros.

Aquí comienza este capítulo con anécdotas, historias vividas, etc. Los moqueguanos convocados empezaron a preparar su viaje a la capital y empezar una nueva etapa en el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC), los que no fueron convocados buscando caminos que los lleven a su destino final y/o cualquier otra oportunidad.

Es necesario mencionar que ya había convocados por Carlos Estremadoyro para formar parte de la recepción de la transferencia de gobierno, como Nelly Salazar (QEPD), Yuddy Tapia, Franz Flores y otros más.

EL TURCO

Empezaremos hablando del Turco, amigo del señor Vizcarra, un personaje muy peculiar, siempre tiene una anécdota en su vida y nos hacia la vida diferente con sus ocurrencias. El turco no caminaba solo, siempre lo hacía con su entrañable amigo Ferrer, por eso les decían “Tuco y Tico”.

Con fecha 25 de agosto del 2016, Hugo Misad Trabucco es nombrado director del Sistema Administrativo II de la Secretaria General del Ministerio de Transportes y Comunicaciones, resolución refrendada con la firma del propio ministro Martín Vizcarra.

Nadie entendía que función cumpliría el Turco en el MTC, pero en el fondo sabíamos que sería el fotógrafo oficial del ministro, el Turco era conocido por tomar fotos a diestra y siniestra, no te dabas cuenta y ya te había tomado una foto, en fin era su segunda profesión no certificada.

El Turco con PPK.

EL TURCO Y EL PICHÓN

En la ciudad del eterno sol ¿quién no conoce al Turco?, quien no lo conoce, no conoce Moquegua.

Fue uno de los primeros convocados al MTC y desde ahí, mis coordinaciones eran con él., a todo evento oficial, viaje de trabajo, tenía que estar el Turco.

Siempre ligado a las Fuerzas Armadas, sus grandes amigos eran del Ejército Peruano, queriendo o no para obtener una cita con el Señor Presidente de la República (SPR), tenía que ser a través del Turco, luego me transmitía, y tenía que ponerlo en agenda sólo si era aceptado por el ministro Vizcarra.

En otras palabras, nuestro querido Hugo Misad, no era ningún tontito, sabía su tema y sobre todo sabía lo que quería. Misad sólo le tenía miedo a su amigo Pichón así le dice al ex presidente de la República.

El Turco con su gran amigo, el Pichón.

LA ANÉCDOTA DEL HELICÓPTERO

Hubo una anécdota contada por el propio Misad, quien también era conocido como el agente secreto James Bond Misad al servicio de su majestad Martín Primero.

Como manifestó un amigo, una vez llegó a Arequipa y cómo mantenía las tarjetas personales de todos los altos mandos, se comunicó con uno de ellos sobre su llegada a la ciudad blanca.

Uno del alto mando pensó que podría ser el próximo Premier, entonces fue recibido con banda incluida, y luego trasladado en un helicóptero al helipuerto de Moquegua Hernán Turque Podestá.

Nos contó que pasaron seis meses que el señor Vizcarra estuvo enojado por tal atrevimiento y solo volvieron hablar hasta el día de su cumpleaños. Entre risas y más risas para Misad era todo un acontecimiento ser uno de los mejores amigos del ex SPR.

FIGURA EMBLEMÁTICA

Conocíamos a Misad de sus habilidades cuando estaba presente en una ceremonia oficial y/o invitación especial al ministro de Transportes, juntaba todos los bocaditos de las mesas especiales y llenaba los bolsillos del pantalón y del saco con ello, siempre decía que era de confianza, entonces el Turco ya era una figura emblemática.

Cuando estuvimos en Palacio de Gobierno después de la renuncia del señor Vizcarra como ministro, también tuvimos cómo huésped a Misad. Aun trabajando en el MTC llegaba a Palacio de Gobierno, por ser amigo del señor obtuvo un fotocheck y podía ingresar sin ninguna restricción a la Casa de Pizarro, se instalaba en la pequeña oficina del primer piso junto a Oscar Vásquez, y el visitante amigo César Ferrer.

LOS PROVINCIANOS

En el MTC había asesores de la viceministra, pensaban que por ser provincianos nos podían agarrar de tontos, pues era “lógico” y nos miraban como los provincianos conquistando la capital.

Recuerdo bien una invitación que nos hizo uno de ellos donde indica lo siguiente: “Haré una parrillada de salmón y una finísima carne de jabalí para ustedes, porque imagino nunca lo han probado”. Yo renegaba, me daba cólera que piensen y quieran tratarnos así, sin querer queriendo me convertí en la mamá de los pollitos, siempre estaba atenta para defender a mis compañeros.

Hay quienes han sabido mantener un puesto laboral en Lima, no dudamos de su capacidad, pero no fue gratuito, siempre la patadita del padrino era la mejor carta de presentación, sabemos ese viejo refrán que dice: “líbrame de las aguas mansas, que de las bravas me libro yo”, pues ese refrán define muy bien a varios oportunistas.

YO SOY DE CONFIANZA

Cuando estuvimos en Palacio de Gobierno, todos querían conocer y tener una foto de recuerdo. Hay quienes buscaban al presidente para un puesto laboral y otros simplemente para hacer enlaces. Era infaltable la visita de Misad, siempre el organizador de las fiestas secretas, de los almuerzos de grupo, y de las cuotas para cualquier situación.

Se había acostumbrado a la movilidad del Estado, hubo una época cuando se fue a trabajar al Ministerio de Vivienda, donde ya no tenía movilidad y tenía que pagar sus propios gastos, le afectó demasiado, siempre andaba quejándose.

Estuvo a punto de retornar al Gobierno Regional de Moquegua, porque había sido descubierto que se tomaba el nombre del ex Presidente de la República para viajar a Moquegua, esto lo pusieron de conocimiento del mismo, le dieron un ultimátum, pero siempre refería que era de confianza y que se iba corregir.

Estas acciones eran miradas por los capitalinos y lógicamente los comentarios sobre los Moqueguanos cada vez eran más fuertes, pues poco o nada le importaba a Misad, con él no era, simplemente seguía refiriendo “yo soy de confianza”.

El señor Vizcarra me envió a decirle a Hugo Misad, que si seguía en esas actitudes iba volver a Moquegua. Se lo dije de mil maneras, inclusive a veces exagerando el tema para que pueda entender, pero no corregía, Misad decía que él solucionaría todo con su amigo Pichón.

De este capítulo en mi vida, puedo concluir que los grandes lobos a veces tienen pinta de oveja, y mientras tanto, siempre opté por tener perfil bajo, nunca coloqué una foto con el señor, siempre quise cuidar mis espacios, sin embargo, a veces ser leal tiene sus consecuencias.

La verdad por más incómoda que sea, se va abriendo camino.

Nos vemos la próxima semana….

Hugo Misad Trabucco, el Turco con la fujimorista Luz Salgado.

Análisis & Opinión

ANÁLISIS Y OPINIÓN

error: Diario La Prensa Regional