Las oportunidades que trae la nueva minería para Moquegua

POR: RONY CORVERA (ECONOMISTA Y DIRECTOR DE PRECISO CONSULTORÍA)   

El Gobierno peruano ha establecido dos instrumentos para determinar y asignar recursos a las regiones que tienen actividades mineras: el canon y las regalías. Las entidades estatales que reciben los fondos provenientes del canon minero y de las regalías mineras son los gobiernos locales (municipalidades provinciales y distritales de la región), el gobierno regional y las universidades públicas de la región.

CANON PARA MOQUEGUA

El canon minero es la mitad del Impuesto a la Renta pagado por una empresa minera para que regrese y sea utilizado para proyectos de inversión en las entidades estatales de la región.

Es decir, las actividades de un año permiten que una empresa minera tenga utilidades al final de este periodo y ello genera canon minero, que es transferido a las entidades del Estado al año siguiente.

Debido a que Anglo American Quellaveco comenzó sus actividades comerciales en septiembre del 2022 y produjo 100 mil toneladas métricas finas (TMF) de cobre, la producción de ese año no fue suficiente para tener un impacto en el canon minero transferido a Moquegua en el 2023.

Sin embargo, la operación de la empresa en el 2023 generó 319 mil TMF de cobre, con lo cual ha entregado S/ 328.65 millones que ya están en manos de la SUNAT y que serán transferidos a Moquegua durante el 2024 por parte del Ministerio de Economía y Finanzas como canon minero.

Parte de ese monto ya se transfirió en una primera armada en enero como adelanto: S/ 131.8 millones fueron depositados por el Ministerio de Economía y Finanzas en las cuentas de las entidades estatales de Moquegua. Y la segunda armada será transferida en julio próximo.

Con respecto al canon minero, cabe mencionar que, al provenir del Impuesto a la Renta declarado y pagado por la empresa ante la SUNAT, ese valor es sujeto de verificaciones y validaciones por parte de la entidad tributaria, de modo que se garantiza que las empresas paguen correctamente los montos de sus impuestos.

Asimismo, la ciudadanía sabe que hay una entidad supervisando las actividades de las empresas para que el Gobierno reciba el impuesto correspondiente.

LAS REGALÍAS MINERAS

Por otro lado, las regalías mineras están vinculadas a las ventas que la empresa va haciendo mes a mes y se pagan de forma trimestral. Las entidades de la región reciben los fondos por este concepto en los meses de enero, abril, julio y octubre.

Debido a la forma en que se transfieren las regalías, el último trimestre de cada año es transferido en enero del año siguiente. Por ello, hay que diferenciar lo que paga la empresa en un año respecto de lo que reciben las entidades debido a los montos del último trimestre.

Como las regalías mineras están asociadas principalmente a las ventas y a la producción de mineral, desde el inicio de las operaciones mineras estas tienen un impacto directo en los ingresos de las entidades estatales.

En el 2022, para Moquegua, se aprecia una pequeña mejora por la poca cantidad de meses que Quellaveco operó durante ese año y porque los fondos del último trimestre recién entraron a las entidades públicas en enero del siguiente año. Sin embargo, en el 2023, el monto subió en casi 70% respecto del año anterior. Se trata así de un logro importante para garantizar que los recursos lleguen desde el primer momento a las entidades estatales para que puedan invertir en proyectos.

El año 2024, debido a que la empresa Quellaveco debe mantener un nivel de producción similar y no se espera una disminución del precio del cobre, es muy probable que la empresa mantenga un nivel de regalías cercano a los S/ 272.69 millones pagados el año 2023.

OPORTUNIDADES Y TAREAS

Como históricamente Moquegua ha recibido entre 300 y 400 millones de soles anuales por concepto de canon minero y de regalías mineras, los S/ 600 millones que proyecta Quellaveco, sumando ambos conceptos, van a permitir a la región tener de forma constante cerca de S/ 900 millones para financiar proyectos del sector público en Moquegua.

Sabiendo que es muy importante que la sociedad civil conozca estas proyecciones, resulta también fundamental que haya un involucramiento para asegurarse de que las entidades estatales moqueguanas destinen ese dinero a proyectos de inversión que permitan mejorar las condiciones de vida de la población y para el desarrollo de la región.

Nuevos vientos permiten tener esperanza y optimismo sobre el futuro de la región. Está en nuestras manos que todas las oportunidades sean aprovechadas para generar el desarrollo real que Moquegua se merece y seguir siendo la mejor región para vivir en el Perú.

Lo Último

ANÁLISIS Y OPINIÓN