- Clasificados -

La Isla del Gallo, Pizarro y las decisiones empresariales

Nuestra competencia no es otro empresario moqueguano, ni siquiera peruano... nuestra competencia en la nueva era digital son todas las empresas que conforman el mercado.

POR: REMY FELIPE BARREDA MEDINA (GRADUADO INCAE – COSTA RICA) [ECONOMISTA- CONTADOR]    

La actividad empresarial el año 2022 tiene muchos retos, el cambio de condiciones políticas, sociales o económicas y las nuevas tendencias Tecnológicas y empresariales, han puesto a prueba la capacidad y la rapidez en la toma de decisiones de los empresarios para afrontar un presente y un futuro que les permita sobrevivir con esta nueva coyuntura.

¿Qué tan difícil es? Se desarrollará en los siguientes puntos:

1.- La organización de la empresa como tal, considerando las estructuras horizontales o verticales, se debe de definir de tal manera que se acople mejor al negocio en marcha. Las nuevas tendencias de gestión empresarial dan por sentado el empoderamiento de los puestos de trabajo y la eficiencia en la medición de tiempos y la utilización de recursos para lograr la consecución de objetivos, teniendo muy en cuenta el clima laboral y la satisfacción del cliente interno.

2.- El primer error es desconocer las aspiraciones de los colaboradores dentro de la organización, hay muchas maneras y formas de comprometerlos con la empresa; la primera es hacerlos sentir parte de ella (sentido de pertenencia) como se dice coloquialmente «que sean camiseta», «que la suden», que el propósito sea de largo plazo que no miren a la empresa como el que paga y el que cobra, que no evalúen solo el árbol, sino que vean el bosque.

3.- El tema salarial es importante, nadie lo niega, pero las personas aprecian un sitio donde se valore y se desarrolle una cultura empresarial, donde se dignifique al colaborador, donde se visualice una línea de carrera y por, sobre todo, donde se entienda sus necesidades de reconocimiento y realización; con esto no digo que no haya presión en la empresa por las metas a cumplir, claro que sí, metas retadoras, claras y alcanzables. No se le envía a la guerra con un cuchillo sabiendo que otras empresas salen al mercado con una ametralladora.

4.-Es importante también resaltar el rol de liderazgo de la gerencia para orientar las voluntades y potenciar los conocimientos y habilidades de los colaboradores, este punto en particular: la comunicación y el entrenamiento es el talón de Aquiles de las empresas hoy en día.

5.- Valorar y evaluar el mercado donde se desarrollan en la actualidad esta tal vez sea la decisión más difícil que pueda tener un empresario el día de hoy, donde analice si las condiciones de mercado son favorables en el corto y mediano plazo o se tenga que ir evaluando su zona de confort para analizar alternativas de mercado donde puedan tener mejores márgenes de utilidad y por sobre todo puedan subsistir competitivamente.

6.- No necesariamente es salir de la zona de confort, lo que se puede hacer es ampliar el ámbito del negocio con productos o servicios relacionados, lo mejor es apoyarse con los líderes que conforman la organización, porque ellos conocen también las fortalezas, debilidades, las oportunidades y amenazas de la empresa; minimizar riesgos y tomar algunos controlados es parte de la información que se necesita para la elaboración de estrategias.

7.- Una decisión consensuada siempre es la mejor, leer bastante, evaluar las tendencias, consultar con los proveedores y lo más importante prever las futuras necesidades de sus clientes es no quedar en el rezago de los negocios que se generen, estar siempre en la cresta de la ola y no salir revolcados por esta, esto se logra con el contacto personalizado que deben de tener por parte de los trabajadores encargados del relacionamiento empresa-cliente.

Hablemos del propósito de la empresa, siempre es bueno transmitir al trabajador los valores y los cimientos con los que se forjó la organización, compartir los sueños y objetivos a futuro para que los sueños se multipliquen y los objetivos se alineen con lo que desea el empresario para su organización.

8.- La rentabilidad de los activos que posee la empresa siempre debe de estar en constante evaluación, las inversiones a realizar también deben de evaluarse ponderando el tiempo de retorno, la inflación es un indicador importante que está mermando la utilidad.  Hoy en día el efectivo es oro puro y se debe de tener en cuenta que activos no aportan a la cadena de valor de la empresa y cuales deben sustituirse por otros que sí generen rentabilidad.

Miremos nuestros pasivos la negociación con proveedores y la búsqueda de financiamiento barato es una constante que siempre se debe de analizar, trabajar con dinero de terceros es darle un buen apalancamiento a la empresa. La responsabilidad social empresarial es algo que aporta bastante a la visibilidad de la empresa, como tal es importante que el empresario se comprometa con las necesidades de las stakeholders que lo conforman; con poco se puede hacer mucho, solo es cuestión de comprometerse por el bien de la sociedad.

  1. Es difícil hoy más que nunca ser empresario, claro está que cada realidad empresarial es distinta, por su tamaño, cultura, localización, rubro y demás, por eso llamé al artículo La Isla del Gallo pues me hizo recordar esta historia:

10.- Allí se produce la acción extrema de Pizarro de trazar una raya en el suelo de la isla obligando a decidir a sus hombres entre seguir o no en la expedición descubridora.

A partir de este momento se entremezcla la realidad y la leyenda, Pizarro cogió su espada y trazó una línea en la playa para luego exclamar a todos los allí presentes: «Por este lado se va a Panamá a ser pobres, por éste al Perú a ser ricos, escoja el que fuere buen castellano lo que más bien le estuviere».

CONCLUSIÓN

Hoy en día los empresarios están en esta delgada línea donde no se tiene más opción que cruzarla, pero preparados y con visión de no solo subsistir como empresa sino crecer y desarrollar una buena cultura empresarial, que nuestros cimientos organizacionales nos ayuden a ser más competitivos.

Nuestra competencia no es otro empresario moqueguano, ni siquiera peruano… nuestra competencia en la nueva era digital son todas las empresas que conforman el mercado. Por eso es importante desarrollar las ventajas competitivas que nos permitan brindar un valor añadido, así como la competencia son todos, nuestros clientes, mercado potencial y objetivo también ha crecido exponencialmente, no olviden que las barreras las ponemos nosotros, hay que pensar en cruzar la línea ahora.

No lo pensemos mucho, el momento ha llegado.

Análisis & Opinión

CORONAVIRUS

error: Diario La Prensa Regional