16.1 C
Ilo
21.4 C
Moquegua
22.9 C
Omate
18.4 C
Arequipa
15.2 C
Mollendo
14 julio, 2024 5:32 pm

Gerente de Coopac Santa Catalina involucrada en escándalo judicial por adquisición fraudulenta de inmueble

Gerente General y presuntos cómplices investigados por presunta estafa y falsificación de documentos en Moquegua. Pretenden despojar de su propiedad a un anciano de 89 años.

POR: JULIO FARFÁN VALVERDE      

Un escandaloso caso que involucra a Flor Luz Berrospi Mansilla, gerente general de Coopac Santa Catalina, y siete cómplices en la adquisición ilícita y fraudulenta de un inmueble perteneciente a un anciano de 89 años, genera indignación en la comunidad moqueguana.

De acuerdo a la denuncia presentada por el abogado Julio Linares Muñoz, Berrospi Mansilla y sus cómplices, conociendo que la propiedad siempre tuvo dueño, intentaron desalojar ilegalmente al legítimo propietario y posesionario, el anciano Carlos Nolberto Alcázar Cornejo, quien además es vecino de la citada gerente.

A esto se suma que, Berrospi Mansilla otorgó un poder a una trabajadora de la cooperativa para que la represente legalmente ante el Ministerio Público e interponga la demanda de desalojo por supuesto ocupante precario, sin fundamentos legales sólidos, lo que sugiere un abuso de poder y una manipulación de los recursos de la Cooperativa Santa Catalina en beneficio personal de su gerente.

LOS HECHOS

El abogado defensor del anciano, Dr. Julio Linares Muñoz, señala que los hechos se remontan a la compra del domicilio ubicado en la calle Cahuide Mz. “Y”, lote 08 de Samegua. Esta propiedad, que siempre tuvo dueño, fue adquirida de manera ilegal por parte de Berrospi Mansilla y sus presuntos cómplices, a sabiendas de la legítima posesión del vecino, Carlos Norberto Alcázar Cornejo (89). Berrospi y Alcázar son vecinos por más de 28 años (1995 – 2023)

Dicho inmueble estuvo inscrito en la entonces Ficha Registral N° 2871, (Partida Electrónica P08003424 de los Registros Públicos de Moquegua). La casa fue vendida por Rosa Florencia Vizcarra Vizcarra en favor de don Carlos Norberto Alcázar Cornejo y Carolina Gladys Eyzaguirre de Moron (ésta última ya fallecida hace más de 10 años).

Esto se acredita con la Escritura Pública de Compra Venta con Enajenación Perpetua N° 290, de fecha 07 de abril del año 1995. Cabe señalar que, en este acto, participó en calidad de “interviniente” el cónyuge de la vendedora, cuyo nombre es José Alex Guevara, empero dicha propiedad nunca fue registrada ante los Registros Públicos por parte de los compradores, figurando como supuesta única propietaria Rosa Florencia Vizcarra Vizcarra.

Don Carlos Alcázar Cornejo, de 89 años. Su vecina Flor, no le da la cara.

“VIVEZA CRIOLLA”

Ante el fallecimiento de Rosa Florencia Vizcarra Vizcarra y tras averiguar José Alex Guevara que el inmueble no había sido registrado a nombre de los compradores originales en 1995, él y sus cuatro hijos acudieron al Poder Judicial en 2007 para solicitar la declaración de herederos legales de su fallecida familiar mediante una Sucesión Intestada.

En el 2016, al percatarse José Alex Guevara de que la propiedad aún no se había registrado a nombre del legítimo dueño Carlos Norberto Alcázar Cornejo y Carolina Gladys Eyzaguirre de Morón, Guevara y sus hijos solicitaron el traslado de dominio por Sucesión Intestada, estableciéndose ellos cinco como los «nuevos propietarios» del inmueble.

Así en el año 2019, sin enfrentar ninguna oposición de terceros al traslado de dominio, los cuatro hijos realizaron la «donación» de sus derechos y acciones a favor de su padre, José Alex Guevara, quien quedó como único “propietario” del inmueble.

“VENTA” EXPRÉS

Después de eso, en el año 2022, José Alex Guevara vendió completamente la propiedad a su yerno, Luis Alberto Ordoñez Quispe, sin la participación obligatoria de su esposa de Luis Alberto e hija de José Alex.

Cuatro meses más tarde, Luis Alberto «vendió» la propiedad, nuevamente sin la participación obligatoria de su esposa e hija, a favor de Casimiro Teófilo Espinal Retamozo. Finalmente, dos meses después, Casimiro Teófilo Espinal Retamozo «vendió» la propiedad a Flor Luz Berrospi Mansilla.

USANDO EL APARATO DE LA COOPERATIVA SANTA CATALINA

Flor Luz Berrospi Mansilla, que siempre ha sido vecina de Carlos Norberto Alcázar Cornejo, ahora parece desconocer su relación con él. Para evitar enfrentarlo directamente, ha otorgado un poder notarial a Marianela Cristina Valdivia Huiza, empleada de una empresa de la COOPAC Santa Catalina donde Berrospi Mansilla ocupa el cargo de Gerente General.

El propósito de este poder era que Valdivia Huiza presente la demanda de desalojo por ocupación precaria en nombre de Berrospi Mansilla contra el mencionado anciano. Sin embargo, este proceso judicial fue desestimado por el Poder Judicial, ya que Carlos Norberto Alcázar Cornejo siempre ha tenido un título legítimo que respalda su posesión.

Abogada de la Santa Catalina, que, a nombre de Berrospi, envía carta notarial de desalojo contra el anciano. Allí firma y consigna una dirección de la Cooperativa. Hay más evidencias del uso del aparato de la entidad financiera para fines particulares.

ABUSO DE PODER

El abogado Julio Linares Muñoz, en defensa de los derechos de Carlos Norberto Alcázar Cornejo, ha presentado una demanda de nulidad de acto jurídico ante el Poder Judicial contra Flor Luz Berrospi Mansilla y todas las personas involucradas en la supuesta transferencia del inmueble mediante donación y compra-venta.

Además, se ha presentado una denuncia penal contra Flor Luz Berrospi Mansilla y sus cómplices por los delitos de falsedad ideológica, falsedad genérica y estelionato. Esta acción legal se fundamenta en la inserción de declaraciones falsas en documentos públicos, así como en la simulación y alteración de la verdad con la intención de transferir una propiedad que legítimamente pertenece a Carlos Norberto Alcázar Cornejo.

Para el abogado Julio Linares, resulta sumamente preocupante que Flor Luz Berrospi Mansilla, teniendo pleno conocimiento de los eventos relacionados con el caso, haya actuado con mayor ambición. Esto se debe no solo a su larga vecindad con el agraviado adulto mayor durante más de dos décadas, sino también a su declaración ante el Ministerio Público en respuesta a las acusaciones en su contra.

En sus declaraciones en la Fiscalía, Berrospi Mansilla mencionó que fue José Alex Guevara quien le informó sobre la disponibilidad del inmueble en Samegua para la venta. Es relevante destacar que Guevara fue la misma persona que inició los actos jurídicos fraudulentos e ilícitos relacionados con el caso.

Al margen del proceder ilícito de Berrospi, el abogado Linares Muñoz, señala que el uso de trabajadores a favor de la gerente, para asuntos particulares plantea serias preocupaciones éticas y legales. Este tipo de comportamiento no solo socava la confianza en la gerencia y la integridad de la Coopac Santa Catalina de Moquegua, sino que también podría constituir una falta de transparencia por parte de esta entidad financiera. Dicha falta de transparencia podría interpretarse como una forma de abuso de poder dirigida contra personas con el objetivo de despojarlas de sus propiedades.

En ese sentido con fecha 20 de febrero del 2024, Carlos Norberto Alcázar Cornejo cursó una Carta Notarial a Flor Luz Berrospi Mansilla en su condición de gerente general de la Coopac Santa Catalina con el objeto que convoque una reunión extraordinaria al Consejo de Administración a efecto de debatir su remoción del cargo que ocupa, por los hechos ya expuestos, sin embargo, hasta la fecha no se tiene respuesta alguna de aquel pedido.

Análisis & Opinión