El sotánico de Casa Blanca: un lugar para la tertulia y buena música

3255
En la imagen: Fuera de Hora de Islay-Matarani.

Mollendo es una ciudad que genera espacios de diversa índole para la entretención del fin de semana y sobre todo en el verano. Llegan visitantes de varios lugares, en particular de Arequipa, en donde el frío y la lluvia los ahuyenta y muchos eligen como opción, Mollendo.

Allí, buscando un lugar dónde pasarla bien, conversar con los amigos, reencontrarse con otros o hacer nuevos, hallamos un sótano. Un huequito caluroso que concentra además del espacio para la tertulia, un territorio para escuchar buena música, en vivo.

En los bajos del restaurante Casa Blanca de la calle Zavala en Mollendo, está su apartado: el sotánico. Un lugar para sentir que allí podemos pasar buenos momentos, rodeado de un estilo vintage y con buena atención.

BANDAS LOCALES

El fin de semana último, pudimos ver y escuchar el talento de músicos locales, los caseros, que se hacen llamar Los Perros del Sotánico, iniciaron una noche muy especial, tocando covers y soltando algunos rasgueos propios que suenan a un punk muy original, crudo e irreverente. Ya en su momento conversaremos con los perrunos amigos sobre este proyecto, que va en serio.

Además llegaron unos muchachos desde el distrito de Islay- Matarani, ellos se llaman Fuera de Hora, son algo de siete jóvenes entre hombres y mujeres, que mostraron igualmente su destreza en el escenario. Tocaron covers de rock de temas relativamente conocidos en circuitos comerciales. Los chicos tienen para pulir más. Actitud muchachos.

BUEN ESPACIO PARA LA AMISTAD

Pero eso no es todo. Destaca que la movida que se genera en el sotánico, atrae con este tipo de tocadas a espectadores de distintos lugares lo cual crea una atmósfera propicia para cultivar nuevas amistades. Y en una ciudad chica como Mollendo, zonas como esta, forja la ocasión precisa para encontrarse con amigos de hace tiempo. Allí encontramos y departimos con gente que escucha y vive metal: Gesu, Hugo, Thais, Karla, Daniel, con quienes recordamos en la conversa, el último Metal Fest realizado en Mollendo, en donde los muchachos se fajaron en la organización para brindar un buen espectáculo, aquel 19 de enero.

Con todo, el sótano de Casa Blanca, se convierte en un point diferente a otros lugares en donde solo se limitan a servirte y cobrar lo que pides. En cambio en el sotánico es más vivencial, el trato es más directo y sobretodo, amistoso, con ganas de regresar.

SE VIENE: TRES AL HILO

Ahora se anuncia en el sotánico para el próximo 23 de febrero, una tocada con la banda limeña de punk rock Tres Al Hilo, bandas arequipeñas y por supuesto, los locales, Perros del Sotánico. Ah, el ingreso será libre. Ahí nos vemos.