El candidato Vizcarra (II)

Entre los más perjudicados tenemos a Acción Popular-AP y Alianza para el Progreso- APP, cuyo capital político fue echado a la borda con el golpe a Vizcarra. Sin embargo, la elección de Lescano, como candidato a la presidencia por AP, pueda que le haga el favor de salvar su honor y pasar la valla electoral.

POR: JULIO FAILOC RIVAS     

Habíamos advertido la semana pasada, en esta columna, que tanto el golpe, como la participación del expresidente Martín Vizcarra Cornejo, generaría algunas alteraciones en las próximas elecciones presidenciales y congresales. En este marco nos habíamos planteado tres interrogantes:

La primera tiene que ver con la pertinencia de la candidatura de Vizcarra de ir con el partido Somos Perú que lo vacó. Al parecer fue de lo más impertinente que hizo Vizcarra porque el ciudadano de a pie no lo entiende, ni lo va a entender. Los efectos son impredecibles, pero no tanto, como para desplazarlo del primer lugar, entre los más votados al congreso, que es lo que asumo sucederá, basado en el capital político que tiene.

La segunda está relacionada con la capacidad de Vizcarra para endosarle votos a la candidatura presidencial de Salaverry. Es difícil endosar votos, lo más probable es que la presencia de Vizcarra, lo saque de “otros” a Salaverry, y salve a Somos Perú, llegando a superar la valla electoral.

Una tercera interrogante sería si la candidatura del expresidente movería el tablero político y a favor de quién o de quienes. Esto es lo más razonable, porque el capital político y la popularidad que acumuló Vizcarra, con su vacancia, tendría que fugar hacia algún lado. En esta hipótesis los más favorecidos serían quienes se opusieron a la vacancia y, los más perjudicados, los vacadores, quienes le dieron el golpe al expresidente.

Los principales beneficiarios serían los morados de Guzmán, sin embargo, todo va a depender de que tan exitosa sea la gestión de Sagasti, y eso lo saben los vacadores, razón por la cual no le darán tregua a su gobierno. Otro beneficiario serían los Restauración Nacional, de Forsyth, pero con ciertas dificultades, por el debilitamiento progresivo de su candidatura, cada vez que interviene. A la izquierda de la Mendoza, le toca algo de esté capital político, pero si quieren estar dentro de los tres primeros lugares, necesitan radicalizar su discurso para ocupar el espacio dejado por la izquierda del Frente Amplio y de los antisistema que integran la UPP.

Entre los más perjudicados tenemos a Acción Popular-AP y Alianza para el Progreso- APP, cuyo capital político fue echado a la borda con el golpe a Vizcarra. Sin embargo, la elección de Lescano, como candidato a la presidencia por AP, pueda que le haga el favor de salvar su honor y pasar la valla electoral. En cuanto a la UPP, Podemos, Frepap y el Frente Amplio, se auto eliminaron, ya sea por la presencia de personales obscuros que jugaron un rol activo en la vacancia o por no haber tomado distancia o marcado diferencia en el golpe contra el expresidente Vizcarra.

En cuando a Fuerza Popular, pudiendo haber jugado un mejor partido, para lavarse la cara, no lo hizo, prefirió liderar el golpe, tirar la primera piedra y esconder la mano. Ahora quiere sacar partido y victimizarse con la demanda de la fiscalía que pide retirarlos de la carrera electoral.

Lo cierto es que el único beneficiario de la suspensión de Fuerza Popular sería Avanza País, de Hernando de Soto, quién capitalizaría los votos del fujimorismo, con posibilidades de pasar a la segunda vuelta; siempre y cuando el proceso contra Fuerza Popular alcance sentencia para el 2021. Es así que, De Soto está condicionado, tal vez sin siquiera saberlo a lo que ocurra con el Fujimorismo, que para el 2026 tendría un candidato a la presidencia sin el apellido de Fujimori, ¿o no?

¿Lo permitirá la mafia golpista o intentará inhabilitar al presidente Vizcarra para que postule al congreso recurriendo a artilugios constitucionales? De eso nos ocuparemos el próximo artículo.

Lo Último

ANÁLISIS Y OPINIÓN