DIARIO LA PRENSA REGIONAL |

Constitución: Epílogo de las luchas del pueblo

Por: Edgard Norberto «Beto» Lajo Paredes 

La Asamblea Constituyente de 1978, fue auténticamente democrática, ninguna persona y ningún partido político, fueron prohibidos o excluidos de participar. Las organizaciones políticas: Acción Popular y Patria Roja, libre y voluntariamente, decidieron no participar; la primera, dejó en libertad a sus militantes de votar por quien consideren; la segunda, dispuso a sus huestes, votar en blanco o viciado. La Asamblea Constituyente fue elegida por el pueblo.

Para las Elecciones Generales de 1980, sí participaron: Fernando Belaúnde, electo Presidente de la República, promulgó el íntegro de la Constitución de 1979, por cuanto, el Preámbulo y el Título I Derechos y Deberes Fundamentales de la Persona, la promulgó la propia Asamblea; Patria Roja, en la persona de su líder histórico Rolando Breña, pide restablecer la Constitución de 1979.

LA ASAMBLEA NO PUEDE AISLARSE

Rememorando el mensaje del Presidente de la Asamblea, expresó: “La Asamblea Constituyente no puede aislarse de la dramática realidad nacional que la circunda. Los problemas sociales y económicos golpean, literal y figuradamente, a las puertas del Palacio Legislativo y sería inconcebible que la representación nacional los ignorara. No actuamos en el vacío, sino en el centro de un país castigado por la crisis más severa de su historia. Son los trabajadores, manuales e intelectuales, los que más sufren con la crisis y son sus intereses los que estamos obligados a defender.”

En la actualidad, tenemos un Congreso con más errores que aciertos, con una aprobación de apenas 09%, y desaprobación del 86%, según Encuesta Datum; entre los errores están: mochan sueldo a sus trabajadores; tráfico de influencias agravado; votar contra vacancia presidencial a cambio de dádivas; viajes al extranjero sin justificación o aceptando regalos de viajes de empresas, lo prohíbe el Código de Ética; denuncias de violación en oficina congresal; ausencia absoluta de austeridad y despilfarro en costosos obsequios.

CONSECUENTES CON EL PUEBLO

Seguimos con Haya: “Ser consecuentes con estas mayorías nacionales -campesinos, obreros, clases medias, pueblos marginados- es el primer deber de los representantes del pueblo.” Con firmeza, señaló: “El Perú no quiere volver atrás, pero tampoco quiere lanzarse a la aventura”. Asimismo, demandó “elecciones con voto universal y secreto, donde participen todos los peruanos, mayores de 18 años, sepan o no leer y escribir”; la ciudadanía a partir de los 18 años de edad y voto para los analfabetos; lo planteó en 1930. Cincuenta años después, se hizo realidad.

LA CRUEL Y DULCE TAREA DE CAMBIAR AL PERÚ

El creador y luchador por la democracia social de pan con libertad, dijo: “sería traicionar la historia misma del Perú en el último medio siglo si, al cabo de esta larga marcha, jalonada por tantos esfuerzos, sacrificios y dolores, no tuviera una especial palabra de recuerdo y homenaje para los millares de compañeros, vivos o muertos, que estuvieron con nosotros en el ejercicio de una lealtad sin desfallecimiento. Para ellos y para quienes, antes que nosotros, emprendieron la cruel y dulce tarea de cambiar al Perú, de abolir sus injusticias y cancelar su atraso. Recuerdo y rindo homenaje a otros héroes anónimos, los de la clandestinidad y la persecución. A los que resistieron estoicos largos años de cárcel y torturas. A los que padecieron la estrechez y la angustia del destierro. A los que mantuvieron, bajo tiranías y dictaduras, viva y alta, la esperanza en un Perú libre, culto y justo. Mi homenaje a todos los caídos y a todos los héroes, a todos los partidos, cuyos hombres se confunden en los fastos comunes del pueblo. Nos toca justificar el sacrificio y la esperanza de los luchadores sociales y políticos que, con sinceridad y entrega, quisieron que el Perú se reedificara sobre bases de justicia y libertad, como aquellas que debemos afirmar en la Constitución que nos está encomendada.” Nunca olvidar a este pueblo luchador.

MANDATO DE LA HISTORIA Y ELECTORES.}

El Estadista, une en su mensaje, dos mandatos, el de la historia y el de los electores: “Su mandato histórico y el mandato de nuestros electores nos comprometen y obligan. La tarea es clara: Elaborar una Constitución que asegure -para hoy, para mañana, para siempre- el Gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo.”

¿Cuál es el mandato histórico de las organizaciones políticas de hoy? Alejandro Toledo, Ollanta Humala, Pedro Pablo Kuczynski, Pedro Castillo, Dina Boluarte, y Susana Villarán; en serios problemas de corrupción. ¿Recogieron el mandato de los electores?

Lo Último

ANÁLISIS Y OPINIÓN