Cartera de 46 proyectos mineros representan inversión por US$ 53,130 millones

POR: ECO. RICHAR MAQUERA QUISPE    

En un contexto global marcado por la transición hacia energías limpias, la industria minera se posiciona como un motor fundamental para la reactivación económica del Perú. Con un potencial sinigual en la extracción de minerales como el cobre, altamente demandado para la fabricación de componentes esenciales en la generación de energía renovable, el país se encuentra ante una oportunidad única para consolidarse como un actor clave en este escenario.

Según la investigadora Mercedes Aráoz de la Universidad del Pacífico, las exportaciones mineras, principalmente de cobre, representan cerca del 70% del total de exportaciones no tradicionales del Perú. A esto se suma el hecho de que la inversión extranjera directa en el sector minero asciende a casi US$ 7 mil millones, de un total de US$ 30 mil millones en inversión extranjera directa en el país.

En este contexto, resulta fundamental destacar la cartera de 46 proyectos mineros en el Perú, los cuales representan una inversión total de US$ 53,130 millones. Estos proyectos, que se encuentran en diversas etapas de desarrollo, tienen como objetivo común alcanzar la puesta en marcha operativa e iniciar actividades mineras en cumplimiento de la normativa vigente.

De cara al futuro, las expectativas son prometedoras. Se espera que para el año 2024 se inicie la construcción de los proyectos mineros Reposición Antamina, Yumpag, Romina y Corani. En tanto, para el 2025 se proyecta el inicio de construcción del proyecto Zafranal, que recientemente obtuvo la aprobación de su Estudio de Impacto Ambiental detallado (EIA-d).

El Ministerio de Energía y Minas (Minem) estima que la inversión minera alcanzará los US$ 5,400 millones en 2024. Esta proyección se sustenta en el inicio de construcción de los proyectos mencionados anteriormente, así como en la continuidad de las obras en San Gabriel y Ampliación Toromocho (Fase II).

Cabe destacar que los montos de inversión CAPEX de los proyectos Corani (US$ 603 millones) y Zafranal (US$ 1,263 millones) han sido ajustados recientemente, según los últimos reportes publicados o estudios ambientales.

Sin embargo, es importante resaltar que el desarrollo de la actividad minera debe ir de la mano con la implementación de prácticas sostenibles que minimicen el impacto ambiental y social. El diálogo abierto y transparente con las comunidades locales, la promoción de la responsabilidad social empresarial y el cumplimiento estricto de la normativa ambiental son aspectos fundamentales para garantizar un desarrollo minero sostenible y beneficioso para todos los peruanos.

Lo Último

ANÁLISIS Y OPINIÓN