- Clasificados -

Canon minero y obras publicas

Este recurso pasará desapercibido, sin embargo, las autoridades “se lamentan” que no hay dinero para hacer más obras, cuando la realidad es otra, dinero hay, lo que no hay son ideas para utilizar esos dineros.

POR: ENRIQUE LAZO FLORES    

Moquegua, el 16 de junio conmemoró el famoso “moqueguazo” y también lo que algunos con más dosis de emotividad, lo llaman el “Día de la dignidad”, puede ser por las circunstancias vividos en ese entonces, evitar que Tacna siga siendo el favorecido con la mayor parte del Canon Minero que se distribuía, pero hoy, luego de tener en las manos el motivo de esa lucha, podríamos decir que  eso de “Día de la dignidad”, fue más que un gesto de recuperación de un derecho que correspondía a Moquegua y se consiguió con luchas, de la cual,  no se saca provecho de lo logrado, o sea, no lo emplean en las necesidades que la población adolece y decir con orgullo ¡Esta obra es producto del Canon Minero logrado por el pueblo!.

Resulta tibio decirlo así, ahora que ya pasó algunos años de esas luchas, muchos se están olvidando, talvez más adelante solo sea recordado solamente como el famoso “día del moqueguazo”, pero lo cierto es que el Canon Minero es un beneficio que Moquegua lo logró con una movilización social, que costó sangre, sudor y lágrimas y que hoy, el estado los comparte con los gobiernos regionales y municipales, como un recuso económico con los que se deben ejecutar obras en las regiones y donde el estado no tiene capacidad de atender las necesidades más urgentes, como es la salud, el trabajo, la educación e infraestructura, y para cumplir con ello, se echa mano a lo que se tiene logrado, El canon minero, derecho que corresponde como fruto de los recursos naturales que posee el país.

El beneficio del canon minero viene precisamente de los recursos explotados por las empresas mineras, son parte de los impuestos que pagan estas empresas y que, de acuerdo a su distribución, un porcentaje importante es para el estado, y otra parte se distribuyen entre los gobiernos regionales y gobiernos municipales, en las zonas de influencia, donde se hace la explotación y que deben ser empleados en obras del sector que tiene mayores prioridades para ejecutarse para que se promueva el desarrollo y el progreso del sector. Este es el verdadero sentido del Canon Minero.

Este recurso económico proveniente de la explotación minera, quizás para muchos no es notorio porque poco se habla de ello, ya que los alcaldes y gobernadores no resaltan que la mayoría de sus obras se ejecutan con los dineros que son del Canon Minero, pero como no hay más obras que ejecutar, es porque están demostrando que no saben administrar esos dineros y lógicamente, aparecerán como que no tienen dinero, cuando dinero hay en las arcas y son del Canon Minero, lo que pasa es que, al no tener proyectos, menos expedientes de obras, nunca van a utilizar esos dineros. Y eso es Incapacidad de gasto.

Precisamente muchos gobernadores y alcaldes son cuestionados por no tener esa capacidad de gasto, si vemos solamente como ejemplo, ¿en la Municipalidad de Ilo no se ha gastado los millones que le deriva el estado cada año por concepto de Canon Minero, por qué?

Si no hay obras de impacto, no hay infraestructura atendida por el gobierno local menos regional, no habrá generación de trabajo, tampoco seguridad en la ciudad, es porque no se emplearon en potenciar el servicio de seguridad Ciudadana, en cámaras de video vigilancia que se pudieron comprar con los dineros del canon, mencionando solo como ejemplo. Este recurso pasará desapercibido, sin embargo, las autoridades “se lamentan” que no hay dinero para hacer más obras, cuando la realidad es otra, dinero hay, lo que no hay son ideas para utilizar esos dineros.

El no saber emplear estos dineros sea por falta de proyectos o incapacidad para gastar, pone a las autoridades en el “ojo de la tormenta”, ya que de nada sirve reclamar más dinero si no se sabe utilizar como es debido, y esa es una razón para que mucha gente de lugares donde no tienen ese beneficio, reclamen que la distribución del Canon Minero, sea a los gobiernos regionales y locales del todo el país, porque la minería es un recurso natural de todo un país, y que sus beneficios debe llegar a todos los peruanos. Una propuesta que las ciudades donde se genera estos impuestos protestaron.

Los acontecimientos ocasionados en estos últimos meses en el sector de la minería, puso al país en la cresta de la noticia, promovieron una crisis desatada por los antimineros y algunas comunidades campesinas que, según ellos no se benefician de la minería o, de manera equivocada cometen excesos con argumentos que ellos consideran “legales” y sus autoridades se muestran impotentes de hacer respetar la autoridad dejándose llevar por las amenazas de los comuneros o antimineros, que en muchas ocasiones lo cumplen con desmanes y daños a la propiedad privada, como lo sucedido en Cuajone, Las Bambas y Los Chancas. En estas acciones se olvidaron del daño que se le hacía al Canon Minero.

Sin embargo, para lograr acuerdos entre los anti mineros y las empresas mineras, se generaron una serie de mesas de diálogo como una alternativa de solución, espacios donde en ocasiones, las empresas deben ceder ante los reclamos de dirigentes comuneros, con acuerdos que muchas veces son jalados de los cabellos, con el único propósito de obtener dinero fácil que trabajando sus tierras, como en el caso de los comuneros de Tumilaca y otros, que emprendieron una escalada de daños a la empresa Southern Perú exigiendo una onerosa suma de dinero que escapa a cualquier cálculo de negociaciones sin pensar que con el Canon Minero se podría solucionar sus “necesidades” que tienen los comuneros.

Estamos en un contexto de crisis generalizada por la pandemia, la situación laboral ha desembocado en el crecimiento del comercio ambulatorio y la situación política lo agrava más, porque no solo hay ausencia de la inversión sino que hay fuga de capitales, por la desconfianza que está generando este gobierno en el sector minero, atentando a que se paralicen las operaciones en varias unidades mineras del país y con esas paralizaciones, se cae la generación de impuestos y consecuentemente se reduce el monto del Canon Minero, tremendo daño que se hace al país y a las regiones.

Tomando como ejemplo la unidad minera de Las Bambas, una de las diez minas más grandes de cobre en el mundo, continúan en zozobra, el estado ha renunciado a aplicar el derecho de autoridad y no hace respetar la Constitución Política del Estado, pese a ello, trasladaron la crisis al contexto de un plano de guerra y “acuerdan una tregua”, ¿las empresas están en estado de guerra?, los actos de belicosidad lo emplean los antimineros con complicidad de este gobierno, para causar miedo y desconfianza en los inversionistas y en la mayoría de los casos no hay acuerdos que podrían llevar la solución a estos conflictos.

Es necesario recordar que, si se luchó por el Canon Minero fue para que se hagan obras en lugares donde el Estado no llega, empero, ¿Dónde están las carreteras, las postas médicas, las escuelas y los sistemas de agua y desagüe que ha construido, el gobierno central, los gobiernos regionales y locales?, muchas veces, malos dirigentes azuzados por anti mineros, dirigen sus protestas contra las empresas que generan estos impuestos, y no contra las autoridades que No tienen ideas en qué gastar lo que tienen, ¿Qué tienen que ver las empresas en la incapacidad de gestión y gasto que tienen estas autoridades, que se pelean para tener más dinero con la redistribución de la renta minera?.

Todo parece indicar que, las corrientes comunistas que promueven las protestas contra la minería, no comprenden o no tiene claridad que lo que el pueblo necesita son recursos como el Canon Minero, para lograr su desarrollo y su progreso, no para detener la producción de la minería que es el que más impuestos genera y sostiene la economía de todo un país, además, se estaría frenando el crecimiento económico y aumentando la pobreza y lógicamente con más pobreza y más conflictos sociales, se hace propicio el terreno para los propósitos que busca el gobierno, como las expropiaciones, una nueva constituyente y con ello, la fuga de las inversiones y el adiós al Canon Minero.

Análisis & Opinión

CORONAVIRUS

error: Diario La Prensa Regional