- Clasificados -

Aumenta la pobreza y la duda crece

Es oportuno recordar que, desde que Castillo asumió el poder el crecimiento y las inversiones mineras se detuvieron, crecieron los conflictos y se convirtió en una tragedia de la cual le va ser muy difícil salir…

POR: ENRIQUE LAZO FLORES   

La crisis política en la que nos desenvolvemos provocado por el ejecutivo y el legislativo, además, la falta de estrategia para enfrentar la hambruna que nos amenaza y la falta de presencia del estado donde se ataca a la columna vertebral de la economía en el país como es la inversión minera, está haciendo crecer la pobreza en todos sus extremos, incluyendo a la clase media que empezó a sentir los estragos de un gobierno con suficientes signos de corrupción y de ingobernabilidad, con ministros comprometidos en actos de subversión, ex presidiarios, investigados, denunciados y ahora perseguidos, nos pone al borde de una crisis con grandes consecuencias.

El autoritarismo, la falta de capacidad para nombrar a un gabinete capaz de tomar decisiones acertadas en beneficio de la población, con ministros  improvisados, o con una larga historia de denuncias por presuntos actos de corrupción, siguen la ruta de los más buscados y con un precio sobre su cabeza, situaciones muy recurrentes, está llevando al país a una suerte de lucha de poderes donde hay indicios que en el legislativo se cocina una trama de golpe de estado, o de sedición de una aspirante al sillón presidencial por la vía inconstitucional.

Los audios de la presidente del Congreso, donde se presume que estaría cometiendo sedición en contra de Castillo, nos pone en un escenario donde se percibe que, ante los fuertes argumentos de defensa de la inmunidad presidencial por parte del ejecutivo, los opositores se han contagiado de esa tentación de ser presidentes “a como dé lugar”, con tal de sacar al presidente que por mandato popular está allí, sea cual fuera los argumentos, constitucionales o no, o, como resultado de un juicio político podría salir Castillo de la presidencia, más temprano que tarde, pero creo que no es el momento.

La crisis mundial nos pone en un panorama mucho más complejo y peligroso para el futuro del país, el encarecimiento de alimentos de primera necesidad, de insumos para la agricultura, de productos energéticos como el gas y la gasolina, nos pone en un contexto donde la hambruna está en primera línea y debe ser enfrentado por este gobierno que está caminando “al filo de la navaja” alejándose cada vez más, del lugar donde lo necesitan.

La defensa de la Constitución debe prevalecer ante la férrea intención de imponer el proyecto chavista en el país, la cual está mostrando ya sus consecuencias en la minería, a los atentados en Las Bambas se sumaron los informales y se incrementan los conflictos con la participación de la minería artesanal e ilegal, donde ya hay como resultado de esta ausencia del estado, 14 muertos, por el enfrentamiento entre ellos, además de los incendios en el campamento de Los Chancas. Estos actos nos están mostrando una lectura de lo que puede ser en el futuro no muy lejano, si el gobierno no impone el principio de autoridad.

Con esta actitud, este gobierno nos está llevando a un declive económico y social, con un riesgo latente de volver a entrar en un estado de pobreza extrema, el país está paralizado, las inversiones se alejan, la incertidumbre de contar con un gobierno estable crece y en la medida en que no se estabilice la situación política del país, estaremos cayendo en la tentación de seguir ensayando modelos estatistas con la consecuente fuga de capitales.

El ciclo de precios de los metales que se pusieron en bonanza  están en reducción, el presidente Castillo en la Cumbre de América llamó a invertir en el Perú, pero los inversionistas no son ciegos, ven en este país donde invertir sería jugar a un albur, no hay paz social, no hay seguridad, la delincuencia corre a cualquiera y en política estamos primeros en desaprobación con un congreso que quiere quitar del medio al ejecutivo con sus Sesiones Descentralizados del Gabinete, dejando de legislar a favor del pueblo.

Se perdieron miles de millones de soles con los conflictos mineros, ya no estamos en condiciones de seguir perdiendo, la gente tiene hambre, existen brechas que cerrar y cada día se abren otras, cada vez con más necesidades, en salud, educación y trabajo, al margen de una ausencia grave de infraestructura que nunca atendieron los gobiernos de turno, menos éste que no camina al ritmo que avanza la población.

El sector productivo se está paralizando, dejando a miles sin mano de obra, crece el comercio informal y amenaza volver la pandemia que se mantiene latente, mientras que el gobierno está dedicado a defenderse de los ataques del congreso, la derecha no le perdona los errores en el gabinete, menos en las políticas de gobierno que no tiene esta gestión, no existe un plan de gobierno y no hay un norte en su destino.

Es evidente pues que la continuidad de Pedro Castillo no tiene como sostenerse, se extravía en su laberinto y alienta a una vacancia que se daría en cualquier momento, los conflictos sociales y la destrucción de la economía sería su “Waterloo”, los cambios en el Ministerio de Energía y Minas y el cambio de funcionarios paralizó la cartera y está apurando el paso en afianzar la idea de buscar una constituyente a como dé lugar, sin poner en el tapete de prioridades como la hambruna y la pandemia.

Castillo no dará tregua para cambiar este modelo económico que por varias décadas nos mantuvo en franca estabilidad, con crecimiento económico y con una pobreza reducida que empieza a sufrir los cambios, todas estas consideraciones nos hace ver que la minería está en peligro porque es allí donde apunta a no participar, ha renunciado a respetar la constitución y parece no  ver que, el Perú siendo el segundo productor de cobre del mundo en el preciso momento en que los precios del cobre alcanzan niveles históricos no los aprovecha, sino, desdeña su importancia que al final de su laberinto podría salvarle la cabeza del cadalso.

Es oportuno recordar que, desde que Castillo asumió el poder el crecimiento y las inversiones mineras se detuvieron, crecieron los conflictos y se convirtió en una tragedia de la cual le va ser muy difícil salir, aunque quedan todavía decisiones que hacer, que los proyectos en cartera que esperan ser tomados en cuenta como Tía María, Michiquillay, Los Chancas y otros, llamados en este momento a ayudar a recuperar la economía y salvar la minería en el país, deben empezar a caminar con la garantía y toma de decisiones, de un estado que acompañe en esta labor, sin ponerle zancadillas a su desarrollo.

Análisis & Opinión

CORONAVIRUS

error: Diario La Prensa Regional