Réquiem para Juana Susana Delgado de Salas

Juana Susana Delgado de Salas, fallece el 5 de abril de 2022, a los 71 años, dejando un invalorable legado de trabajo docente de primer nivel, honesto e integral en la formación de sus alumnos.

POR: HUGO GALDOS VIZCARRA   

Destacada docente del nivel primario, en diversas instituciones educativas de la provincia de Ilo, directora de colegios estatales y privados, con renombre docente en Ilo y Moquegua. Combativa dirigente gremial del SUTEP, con presencia activa en innumerables movilizaciones, paros y huelgas nacionales, logrando beneficios para el magisterio porteño y nacional.

Juana Susana Delgado Infantes, nació en Moquegua el 14 de enero de 1951. Sus padres Vicente Delgado y Doña Victoria Infantes. Estudió primaria y parte de secundaria en Santa Fortunata y cuarto y quinto en el santa Ana de Tacna.

Estudió en la Escuela Normal Mixta de Moquegua, y egresa con el título de Profesora de Educación Primaria. En febrero de 1973, contrae matrimonio con Francisco Salas Villanueva. Tuvo cuatro hijos, Omar (trabaja y vive en Ilo), Renato (abogado, trabaja en el Ministerio de Defensa en Lima), Renzo (trabaja y vive en Ilo) Giovanna (trabaja y vive en Ilo).

En los años 73, 74 y 75 realiza reemplazos en las Escuelas de Kennedy, Alto Ilo y Miramar. En 1976, labora en la Escuela Andrés Avelino Cáceres, en 1977 ingresa a la Ex 974 (43026) donde se desempeña profesionalmente por largos años, siendo en un momento directora, y los dos últimos años, labora en la nocturna del CEBA Vicente López de Oñate.

Se jubila en 1996. Es allí donde ella realiza como una novedad en Ilo, los grupos de interaprendizaje, con colegas de otras Escuelas, intercambiando experiencias de aprendizaje.

Trabaja por 15 años en el Pedagógico Ciro Alegría, con Didáctica de la Educación y cursos de Ciencias. Este trabajo lo alternó por dos años con la IEP Little Ángeles.

Estuvo como directora de la IEP William Prescott, por 5 años, logrando ganar el Gallardete de Eficiencia en desfiles, por 2 años consecutivos. Trabajó también en el Colegio San Luis.

Luego viene la otra faceta de su experiencia docente. Desde su inicio en la docencia, se inscribe en el SUTEP, siendo Secretaria General del SUTE Base de la 974, por muchos años, y a nivel provincial ocupo diversos cargos directivos en la organización gremial.

La prueba de fuego y su temple dirigencial estuvo en el año 1979, en la huelga magisterial que duró 4 meses, y sin sueldo, en el gobierno de Velasco Alvarado. Fue detenida y luego liberada por la presión de los docentes y población. Fue cesada por un mes y luego repuesta.

Era una de las responsables de la olla común (donde acudían los profesores con sus hijos). Preparaban las empanadas del SUTEP. Fue una larga lucha que tuvo sus frutos para el magisterio nacional.

Fue fundadora de la Asociación de Cesantes y Jubilados de Ilo, por muchos años como secretaria de defensa. Fue importante participe para que se efectivice en Ilo el pago del 30% conocida como preparación de clases o deuda social. También se desempeñó como presidenta de la Asociación Pro Vivienda del Magisterio.

Sufrió el atropello de la mafia de la directiva nacional de Cesantes y Jubilados. Legal y procesalmente fue elegida como presidenta del Consejo de Vigilancia a nivel nacional, y cuando viaja a Lima a tomar el cargo, sufre la leguleyada de un presidente casi vitalicio, que la sacó del cargo, por su posición cuestionadora y la defensa del derecho y la legalidad. Una provinciana atropellada por la mafia capitalina.

En Ilo forma parte de la Escuela del Fin de la Vida, un programa de proyección social del Ministerio de Educación, juntamente con la Iglesia, llevando fruta a los colegios de primaria, antes que exista el Qali Warma.

En el 2013, la Municipalidad Provincial de Ilo, la distingue, por su defensa sindical en favor del magisterio ileño. En el 2018 el congresista Vicente Zeballos Salinas, le otorga Diploma y Medalla de reconocimiento por su trayectoria docente y defensa de la deuda social de los maestros. En el 2021 el congresista Walter Ascona, la distingue por su invalorable contribución con el desarrollo sostenible de la provincia de Ilo.

Juana Susana Delgado de Salas, fallece el 5 de abril de 2022, a los 71 años, dejando un invalorable legado de trabajo docente de primer nivel, honesto e integral en la formación de sus alumnos. Además, deja la herencia de una luchadora social, reconocida en la región Moquegua, en defensa de los derechos del magisterio nacional. Dios la tenga en su Gloria. Amén.

Lo Último

Análisis & Opinión