- Clasificados -

La Sociedad Patriótica y el proyecto monárquico de San Martín

Hace 200 años se formó la Sociedad Patriótica de Perú, por el general José de San Martín, apoyado por su ministro Bernardo Monteagudo, cuya finalidad era la propuesta del gobierno monárquico para el Perú.

POR: MIGUEL ARTURO SEMINARIO OJEDA (DIRECTOR DEL MUSEO ELECTORAL Y DE LA DEMOCRACIA DEL JURADO NACIONAL DE ELECCIONES)    

La conmemoración del Bicentenario de la Independencia del Perú, generó que en todo el país se programen conmemoraciones de los sucesos alrededor de esta página de la historia, que se empezaron a ejecutar en el 2019, y concluirán el 2024, con el Bicentenario de la Gloriosa Batalla de Ayacucho.

Hace 200 años se formó la Sociedad Patriótica de Perú, por el general José de San Martín, apoyado por su ministro Bernardo Monteagudo, cuya finalidad era la propuesta del gobierno monárquico para el Perú, eso ocurrió el 10 de enero de 1822, y cumplida la finalidad de su creación, la sociedad se extinguió, como lo hizo ver la historiadora Scarlett O´ Phelan Godoy

Después de proclamada la independencia nacional por el general José de San Martín, el 28 de julio de 1821, se protagonizaron una serie de sucesos en los pueblos del Perú no ocupados por los realistas, que se adherían a lo sucedido, a través de una jura solemne por la independencia del Perú; y se tomaron disposiciones legales provisorias para la organización del renaciente Estado peruano.

Para Cristian Guerrero Lira, la Sociedad Patriótica de Lima, habría actuado como la célula de la propaganda monárquica del gobierno de San Martín en el Perú, analizando que, desde la entrevista de Miraflores entre los representantes del gobierno realista, y los del Ejército Libertador, estuvo presente la propuesta monárquica de San Martín, de constituir un reino independiente. Simultáneamente, San Martín confiaba, que a continuación, y una vez obtenida la independencia, los peruanos decidirían la forma de gobierno más conveniente al Estado que renacería.

OBJETIVO DE LA SOCIEDAD PATRIÓTICA

Para Jorge Guillermo Paredes Muñante,  la Sociedad Patriótica de Lima “tenía como objetivo fundamental crear un ambiente favorable para el establecimiento del sistema monárquico en el Perú”, si tenemos en cuenta, que el general San Martín era partidario del sistema monárquico para el Perú, al considerar la larga tradición del gobierno autocrático de los incas, y las consideraciones para con el reino del Perú en el virreinato, que incluso hacen suponer el funcionamiento de una especie de corte alrededor de los virreyes.

De acuerdo a sus considerandos, la finalidad de la Sociedad Patriótica de Lima, era, “discutir todas las cuestiones que tengan un influjo directo o indirecto sobre el bien público, sea en materias políticas, económicas o científicas, sin otra restricción que la de no atacar las leyes fundamentales del país, o el honor de algún ciudadano” por lo menos era la parte visible declarativa, y donde nada se menciona de la monarquía constitucional.

Dentro de la Sociedad Patriótica se realizó un gran debate político sobre la forma de gobierno que más convenía al Perú, sin lograr un éxito absoluto al propósito sanmartiniano, que tuvo que enfrentar posturas contrarias, en parte por los temores que tuvieron los señores de la élite, de no tener espacio para gobernar, si se instalaba una corte real en el Perú.

LOS MIEMBROS FUNDADORES Y EL PLAN DE MONTEAGUDO

La Sociedad Patriótica de Lima contó entre sus miembros a representantes de la élite social e intelectualidad peruana que vivía en la Capital, componiendo los espacios de privilegio dentro de la sociedad estamental que del virreinato pasó al Perú independiente sin grandes cambios

Entre los miembros fundadores se encontraron los tres ministros de San Martín: Bernardo de Monteagudo, Tomás Guido, e Hipólito Unanue, Toribio Rodríguez de Mendoza, Francisco Javier de Luna Pizarro, Antonio Álvarez del Villar, José Gregorio Palacios, Eduardo Carrasco, Fernando López Aldana, el conde del Villar de Fuente, José Cavero y Salazar, Manuel Pérez de Tudela, Mariano Saravia, Mariano Alejo de Álvarez, Francisco Moreira Matute, Félix Devoti, y Francisco Javier Mariátegui.

Unos días después, el 27 de enero se dictó el Reglamento de la sociedad y el 22 del mes siguiente, se hizo la primera reunión y se decidió editar el periódico, El Sol del Perú. También en esta reunión, a propuesta de Monteagudo, se fijó, entre las materias a discutirse entre los miembros: La forma de gobierno más acorde al Estado peruano,

EL PAPEL DE SAN MARTÍN EN LOS DÍAS PATRIOS

Partiendo de las publicaciones de José M. Irrazábal Larraín, Jorge Guillermo Paredes Muñante, afirma que el general San Martín no cumplió determinadas órdenes que recibió en Santiago de Chile, con respecto a no asumir cargos políticos, como lo hizo el 2 de agosto de 1821, al anunciar que lo haría como protector de la Libertad del Perú, juntando en él, el mando supremo político y militar.

Lo cierto es que el general San Martín proclamó la independencia nacional, es decir la hizo conocer masivamente, porque la declaración de la independencia correspondió a los peruanos, que lo hicieron 13 días antes, el 15 de julio en el ayuntamiento de la hasta entonces Capital virreinal, cuando se acordó la independencia del Perú, y la voluntad de ser libres frente a cualquier pretensión extranjera.

Jurídicamente no correspondía a un extranjero declarar que el Perú era libre, tenían que hacerlo los peruanos, quedándole a San Martín, como jefe militar del Ejército Libertador, proclamarla y jurarla, atendiendo a lo que se le había encomendado cuando se le dio la jefatura del Ejército en su venida al Perú.

LA PROPUESTA SANMARTINIANA

San Martín agotó todos sus esfuerzos por evitar un derramamiento inútil de sangre, pero los realistas, argumentando que carecían de poderes para tomar decisiones, prefirieron continuar con la guerra, pese a que las condiciones cada vez les eran más adversas, confiaban en que vendrían refuerzos desde Europa, y no admitían incluso una realidad tan cierta, como el encendido patriotismo que afloraba entre los oficiales y soldados de sus filas, que se pasaban al ejército patriota.

San Martín confió en una propuesta monárquica como forma de gobierno para el Perú, la propuesta no era nueva, los peruanos del sur también lo habían pensado desde antes, y en el Congreso de Tucumán Manuel Belgrano lo había propuesto, de modo que restituida la dinastía incaica, se iniciaba a través de la monarquía, una etapa de conciliación en América y el Perú, que por tradición era monárquico, pese a que en esa monarquía, los puestos claves no estarían, seguramente, entre los criollos que a todas luces reclamaban el poder.

Pese a todo lo previsto por el Protector, José Faustino Sánchez Carrión y otros políticos peruanos de tendencias liberales, se trajeron abajo las ideas de instaurar una monarquía, creando el ambiente para el establecimiento definitivo del sistema republicano que se mantiene en el Perú de hoy, dándose fin a la existencia de la Sociedad patriótica de Lima.

San Martín había considerado las recomendaciones que se habían previsto, no atropellar los derechos de quienes abrazaban la causa de la independencia, nacionales y extranjeros, y antes bien, dependiendo de esa realidad, tenía que buscar una forma conciliadora para el comienzo del Perú independiente, por eso había propuesto la monarquía constitucional, que se quedó en el camino, y de haber triunfado, posteriormente, y de manera paulatina, también se habría llegado a la república, como en el Brasil. 200 años después de su creación, evocamos a la mencionada Sociedad, en la que se debatió abiertamente por el futuro del país.

- Clasificados La Prensa Regional -

Análisis & Opinión

CORONAVIRUS

error: Diario La Prensa Regional