DIARIO LA PRENSA REGIONAL |

La “herencia” de Gerardo Carpio: la Municipalidad de Ilo en emergencia

La emergencia no es una decisión cualquiera porque esta nace de un diagnóstico de la propia gerencia general, los resultados de la auditoría encargada a una consultora (Sociedad Auditora Marchan García y Asociados SCRL) en la que señala, según los considerandos del acuerdo 020, la Municipalidad se encuentra en crisis administrativa, económica y financiera que afecta el funcionamiento de administración municipal.

POR: JORGE ACOSTA ZEVALLOS (ECONOMISTA DEL CEM)   

En la Municipalidad Provincial de Ilo (MPI) uno de los acuerdos más importantes del Consejo Municipal es el Acuerdo de Consejo 020-2023-MPI que declara en emergencia administrativa y financiera al gobierno local, solicita a la Contraloría General de la Republica la práctica de una auditoria, a la gerencia la realización de acciones correctivas.

La emergencia no es una decisión cualquiera porque esta nace de un diagnóstico de la propia gerencia general, los resultados de la auditoría encargada a una consultora (Sociedad Auditora Marchan García y Asociados SCRL) en la que señala, según los considerandos del acuerdo 020, la municipalidad se encuentra en crisis administrativa, económica y financiera que afecta el funcionamiento de administración municipal.

La norma fue aprobada el 3 de abril del presente año y de su lectura podemos deducir la gravedad de la situación y por tanto a grandes males debe haber también grandes remedios.

Por lo tanto, se tiene 90 días para tomar medidas extraordinarias por parte del alcalde Humberto Tapia, establecer una restructuración y reorganización administrativa en donde se revise todos los instrumentos de gestión y toma de decisiones en todo aquello que amenace la organización pública local originados en el no cumplimiento de sus funciones de sus anteriores funcionarios y autoridades.

Entonces estamos ante un tema muy serio desde lo expuesto en el acuerdo del Consejo Municipal, sin embargo, en la Primera Audiencia Pública del penúltimo día mes de mayo la máxima autoridad municipal no dijo nada al respecto, algo más dijeron la gerencia y sus gerentes de las especialidades sobre la situación encontrada, muchas muy superficiales sin exponer claramente y nítidamente los nudos de la supuesta crisis municipal.

LA HERENCIA DE LA GESTIÓN CARPIO DÍAZ

Por ello nos detenemos en la presentación del gerente administrativo que deslizó algunos hallazgos encontrados e irregulares:

Mil cuatrocientos noventa y cinco expedientes del área de contabilidad no han sido devengados entre órdenes de compra y de servicio de los cuales veinticuatro se devolvieron a la Sub Gerencia de Logística por mostrar inconsistencias.

Trecientos ocho expedientes están por girar, se adiciona mil expedientes devengados por girar,

No se encontró libros contables impresos de los meses de agosto a diciembre del 2021 y 2022,

En el proceso del cierre contable en el formato EPI (Estado de ejecución del Presupuesto de ingresos y gastos) se evidencia validación de error en la fuente de financiamiento 18 sobre el tipo de recurso J. (gastos mayores que ingresos).

En los documentos de la gestión pública se advierten deudas que mantiene la cantidad con sus trabajadores empleado y obreros por incumplimiento de convenios colectivos por condiciones de trabajo de los periodos 2009-2016, 2019, 2020, 2021 y 2022 por un monto de Un millón 801 mil 267 soles.

Si bien, en este caso, estos nudos de la gestión fenecida de Gerardo Carpio Díaz, han sido desatadas y expeditas con devengados de los expedientes hasta un monto de 18 millones de soles, imprimieron los libros contables faltantes, superaron los errores para cerrar bien lo del 2022 y se reconocen las deuda por convenio con los trabajadores; ninguno de ellos es suficiente para explicar cuál es diagnóstico real de la crisis municipal porque cuando el concepto es de esta envergadura estamos ante un gran déficit que empieza por que los gastos son más que los ingresos.

Además, no se cumplen las normas municipales, los proyectos están mal hechos y paralizan las obras excesivamente por que demandan modificaciones en los expedientes con ampliaciones de presupuesto, las obras ejecutadas no se liquidan y no se pueden elaborar mejoramientos sobre ellas.

Se satura a la institución con gastos corrientes porque la capacidad de asignación de personal es excesiva, los concursos de proveedurías son maniobradas, la ciudadanía no paga sus obligaciones, se recurren a las obras pequeñas sin trascendencia para solo cambiar los datos a antiguos proyectos, no se gasta el presupuesto con eficiencia o no se cumple con lo programado en la ejecución de proyectos o está implantada la corrupción en distintas áreas corroyendo la institución. Por lo pronto les creeremos que la Municipalidad está en crisis, por ello la emergencia está justificada y por ello no pudieron ser eficientes en los primeros 100 días.

Lo Último

ANÁLISIS Y OPINIÓN