- Clasificados -

El triunfo democrático de Manuel Prado en 1939

En el proceso electoral de 1939, por Moquegua resultó como diputado ganador de la provincia de General Sánchez Cerro, don Enrique Mendoza, candidato de la organización política, Concentración Nacional, y por la provincia de Mariscal Nieto, Humberto Solari y Hurtado, militante de la misma agrupación política. Raúl A. Pinto Manchego fue el único senador por esa jurisdicción.

POR: MIGUEL ARTURO SEMINARIO OJEDA (DIRECTOR DEL MUSEO ELECTORAL Y DE LA DEMOCRACIA DEL JURADO NACIONAL DE ELECCIONES)   

El 22 de octubre de 1939, se llevaron a cabo elecciones generales, en las que ganó la presidencia de la República, el ingeniero Manuel Prado Ugarteche, con el 77.52% de los votos válidos, frente a su contendor José Quezada Larrea, que obtuvo el 22.47%. Comenzó así a gobernar, quien en 1956 volvería a ser Presidente Constitucional de la República, experiencia que también había vivido don José Pardo y Barreda a comienzos del siglo XX, y la experimentaría el arquitecto Fernando Belaunde Terry, en la segunda mitad del siglo pasado.

Fueron dos las organizaciones políticas que compitieron, Concentración Nacional, que llevó en su fórmula a Manuel Prado Ugarteche, a quienes acompañaron como vicepresidentes, Rafael Larco Herrera, y Carlos D. Gibson. Los contendores del Frente Patriótico presentaron su lista conformada por José Quesada Larrea, Manuel Diez Canseco, y Víctor Escudero.

Previamente, ese año, 1939, se organizó el plebiscito de reformas constitucionales, anteriores a las siguientes elecciones generales, que dieron el triunfo a Manuel Prado Ugarteche, gobernante hasta 1945. Para el historiador José Valdizan Ayala, Prado sentó las bases de un Estado moderno, dinámico y eficiente, por considerar dentro de su equipo de trabajo, a personal altamente calificado y especializado. El presidente Prado promovió el mercado internacional, y el mercado interno.

Fue en este período de Manuel Prado Ugarteche, que el mundo vivió el horror de la segunda guerra mundial, afectándose finalmente las exportaciones peruanas, por las medidas impuestas por los estadounidenses, con relación al petróleo, azúcar y cobre; al final, hubo en el Perú, escasez de productos alimenticios, inflación en crecimiento, y alza de precios.

Manuel Prado Ugarteche asumió la Presidencia de la República, el 8 de diciembre de 1939, tres meses después del inicio de la conflagración universal, y su gobierno coincidió casi con todo este episodio que el mundo recordaría horrorizado, por los crímenes de guerra que se conocieron desde entonces, y que merecieron la condena general de la humanidad.

En su gobierno, Lima experimentó el efecto devastador de un terremoto, el 24 de mayo de 1940, con una intensidad de 8.2 grados en la escala de Richter, con destrozos, muertes y miles de heridos en Lima y el Callao, puerto afectado por un tsunami que inundó sus calles, y generó tremendos daños.

El presidente Prado se preocupó por continuar la política vial de los gobiernos anteriores, y su planificación transcontinental, tanto como continuar con la integración carretera interna en cada departamento. En su período de gobierno, se terminaron 15 de las carreteras de administraciones anteriores, se hizo la construcción de 12, así como se ensanchó algunas, se pavimentó otras, y se continuó con varias, cuya conclusión correspondería a gobiernos posteriores. La más favorecida fue la costa, con la Carretera Panamericana, que se mejoró y pavimentó en varios sectores; y en la planificación de lo transcontinental; en 1943 se terminó con la carretera que unía Lima con   Pucallpa.

La industria pesada no se descuidó, pese al conflicto con Ecuador en 1941; se avanzó considerablemente en las obras de irrigación, incluyéndose defensas ribereñas; entre 1942 y 1944, se inauguró 7 hoteles de turistas. En ese gobierno, no se descuidaron temas de pesquería, ganadería y agricultura, tanto como justicia, salud pública, asuntos indígenas y educación.

En el proceso electoral de 1939, por Moquegua resultó como diputado ganador de la provincia de General Sánchez Cerro, don Enrique Mendoza, candidato de la organización política, Concentración Nacional, y por la provincia de Mariscal Nieto, Humberto Solari y Hurtado, militante de la misma agrupación política. Raúl A. Pinto Manchego fue el único senador por esa jurisdicción.

Análisis & Opinión

CORONAVIRUS

error: Diario La Prensa Regional