14.4 C
Ilo
16.6 C
Moquegua
24.5 C
Omate
13 C
Arequipa
14 C
Mollendo
20 julio, 2024 7:51 pm

El poder del abrazo: más que un gesto simbólico

El abrazo, al ser un acto que trasciende las barreras del idioma y la cultura, comunica afecto, protección y compañía de manera inequívoca.

POR: TERESA PÉREZ TORRES

En palabras de Pablo Coelho, «Cada vez que abrazamos a alguien con gusto, ganamos un día de vida». Este simple gesto no solo resuena en el ámbito emocional, sino que también está respaldado por la antropología y la ciencia.

Según los antropólogos, los mamíferos necesitamos tres elementos fundamentales para sobrevivir: movimiento, luz (sol y aire), y crucialmente, contacto físico. Esta última necesidad, a menudo pasada por alto, tiene profundas implicaciones en nuestro desarrollo y bienestar a lo largo de la vida.

El antropólogo Ashley Montagu relata una anécdota que ilustra vívidamente esta necesidad. Durante el siglo XII, el emperador Federico II de Hohenstaufen se interesó en descubrir cuál sería la lengua materna natural de los niños. Para ello, envió bebés a una institución donde se les alimentaba adecuadamente pero no se les hablaba ni se les mostraba cariño alguno. Los resultados fueron trágicos: ninguno de los bebés sobrevivió. Este experimento histórico subraya la importancia vital del contacto físico desde los primeros días de vida.

La piel, como órgano sensorial más grande, y la mente están intrínsecamente conectadas. El contacto físico no solo promueve la salud física estimulando la producción de hormonas beneficiosas como la oxitocina y la serotonina, sino que también fortalece los lazos emocionales y mejora la autoestima. Estos beneficios son especialmente relevantes en la tercera edad, donde el contacto físico puede contrarrestar sentimientos de soledad y ansiedad.

Cada 21 de enero se celebra el Día Mundial del Abrazo, una fecha que nos recuerda la importancia universal de este gesto. El abrazo, al ser un acto que trasciende las barreras del idioma y la cultura, comunica afecto, protección y compañía de manera inequívoca.

Incluso en tiempos de desafíos como la pandemia de COVID-19, donde el distanciamiento social se volvió imperativo, el deseo y la necesidad del abrazo no desaparecieron. A medida que recuperamos hábitos perdidos, el abrazo emerge como un poderoso bálsamo emocional y físico, especialmente relevante para las personas mayores.

En conclusión, no subestimemos el poder de un abrazo. Más que un gesto simbólico, es una medicina para el alma. No esperes a que alguien te lo pida: demuestra tu afecto con un abrazo hoy mismo.

Análisis & Opinión