- Clasificados -

El anhelo de la pesca artesanal

Por: Econ. Jorge Acosta Zevallos    

En la búsqueda de conocer la realidad de la pesca artesanal y su protagonista principal como lo es el pecador artesanal nos encontramos con dos textos que considero importantes en el día festivo de su aniversario. Primero tenemos entre manos el artículo “La pesca artesanal a lo largo de las décadas” 2020 de Juan Carlos Suerio, columnista en estos temas, señala que la actividad es histórica en el Perú, se estima que más de 76 mil personas están esta actividad en la costa peruana y son ellos los que aportan la mayor cantidad de los recursos hidrobiológicos para el Consumo Humano Indirecto (CHD).

Agregamos nosotros que los pescadores artesanales no solo los hay en el mar, también en los ríos y lagos de nuestro territorio y deducimos que la no estadística objetiva que asegure cuantos son verdaderamente ellos. Lo que si es cierto en el caso artesanales marinos es que crecieron vertiginosamente, en la encuesta del 1996 eran 6,200, en el 2015 a 17,920 y en la actualidad podría haberse elevado muy exponencialmente hasta llegar la cifra vaticinada por el autor.

Número más o números menos nos interesa saber cuál es la situación del pescador artesanal y lo que piensan de la situación del sector. Y en esta parte recurrimos a otro texto que es una encuesta realizado por el Centro ambientalista marino Oceana Perú que en presente mes público importantes resultados y que trataremos de interpretar. La primera afirmación categórica es que la pesca artesanal es responsable del 80% del pescado que consumen las familias peruanas. Otras afirmaciones de la encuesta que destacamos son las siguientes:

  • “4 de cada 5 pescadores artesanales considera que actualmente en el mar faltan los recursos para que todos pescadores puedan trabajar”, es evidente que la precariedad en la que laboran, la tecnología, la variabilidad del recurso, los precios volubles y los créditos les son ajenos.
  • “4 de cada 5 pescadores artesanales considera que la pesca ilegal como una de las principales amenazas para su rubro” y de esta forma reconocen que la pesca negra, ilegal, delincuencial existe amparada por la corrupción de funcionarios, grupos empresariales angurrientos y políticos serviles.
  • 7 de cada 10 pescadores artesanales considera que mejorando la protección de las 5 millas y la desaparición de la pesca ilegal son las únicas maneras de reducir la sobreexplotación del recurso. La afirmación está muy fuertemente posesionada conscientemente en base a su experiencia de todos los días.
  • “7 de cada 10 pescadores artesanales considera que las 5 millas reservadas para la pesca artesanal no están bien protegidas”. La realidad es la realidad, si bien es un avance que las cinco millas estén normadas legalmente, sin embargo, como dice el dicho hecha la norma, hecha la trampa y son personas de diversas tamaños los que lo contribuyen a que le saquen la vuelta: capitanes de puerto que se hacen los locos, las patrulleras que no salen a vigilar, Ministerio de la Producción con raquíticos presupuestos, complicidad de algunos también pescadores artesanales o la ofensiva enorme financiada de los depredadores de la pesca industrial que se valen de cualquier medio sino para tratar de modificar la norma legal o  fomentar la pesca negra y Ministros sometidos a ellos.
  • “9 de cada 10 pescadores artesanales considera que la Ley de Pesca debería prohibir de manera muy clara la sobreexplotación de los recursos marinos peruanos”. En el fondo el anhelo que la decisión deben más contundente en la preservación del recurso marino.
  • “85% de los artesanales considera que la Ley General de Perú debería ser modificada”, “Están de acuerdo que en el futuro las embarcaciones de arrastre y de cerco no pueden pescar en las primeras millas del mar”, “3 de 5 están de acuerdo que las embarcaciones artesanales tengan reglas distintas en comparación de las llamadas de menor escala”. Aceptan los cambios legales, pero para preservar el recurso.
  • 50% de los pescadores artesanales considera que PRODUCE y las DIREPRO en los puertos fuera de Lima realizan mala fiscalización de la pesca ilegal. 1 de cada 5 no conocen sus actividades.

En su día, fuera de alabanzas, prometamos realizar cambios en favor de los pescadores artesanales, ellos llevan una vida muy precaria y la pesca es su única fuente de ingreso. Sus problemas son más grandes que sus satisfacciones: el clima del mar, hoy varia consecutivamente, compiten contra embarcaciones cada vez más grandes, la contaminación sigue creciendo sobre todo de plásticos, los recursos marinos se agotan, la inseguridad social es de todos los días, sufren con los derrames de petróleo y se les capacita mal para la maricultura.

Análisis & Opinión

CORONAVIRUS

error: Diario La Prensa Regional