- Clasificados -

Dejar sin agua a Quellaveco es, ¡cosa de locos!

POR: ENRIQUE LAZO FLORES  

Recientemente el premier de la república Aníbal Torres, ha señalado con énfasis, que es importante el aporte de la minería a la economía del país y en ese contexto apoyaría a los proyectos de exploraciones que va permitir impulsar y dar mayor prontitud a la exploración minera, solamente así se hará más atractivo las inversiones mineras”.

Estas alentadoras expresiones, hoy se pone en peligro con las intenciones que se están mostrando, cuando vemos que las autoridades de la provincia de Islay dieron al gobierno del presidente Pedro Castillo, el plazo de una semana para decidir sobre los derechos de agua de la mina de cobre Quellaveco de Anglo American, una de las minas de mayor importancia y que más ingresos va a generar al país.

Todo parece indicar que luego de conocerse el resultado de las elecciones de gobiernos regionales y municipales, se vuelven a mover el ambiente antiminero, con la presencia de ex autoridades que ayer fueron los protagonistas de graves conflictos mineros, con enfrentamientos que dejaron como resultado, muertos heridos y hasta presos, hoy nuevamente se muestran en el escenario antiminero prestos a “incendiar la pradera”.

Ponerse en contra de una minería como Quellaveco sería una decisión “jalado de los cabellos”, teniendo en cuenta que afectaría no solo la credibilidad de lo que anunció el gobierno a través de su premier, sino, de la importancia que significa la minería en el sistema económico del país, que le va a permitir cerras brechas en diversas necesidades que el Peru adolece. Sin embargo, los nuevos hechos antimineros que aparecen en el escenario ya mostraron sus intenciones a desplegar acciones como las del mes de setiembre, donde los agricultores del valle de Tambo bloquearon la panamericana precisamente para evitar se le diera la autorización a Quellaveco.

Hoy van más allá, dando el plazo que seguramente el gobierno de Castillo debe estar evaluando, poniendo en la balanza si seguir apostando por la popularidad de quedar bien con la población, o, hacer respetar los acuerdos asumidos con la minería y respetar lo que significa tener una licencia social que ha costado esperar más de 40 años para lograr que al final salga por el puerto de Engie, el primer embarque del producto que va sostener la economía de todo un país.

Está probado que la minería si puede convivir con la agricultura, y el temor que tienen los agricultores de esta parte del país, es precisamente eso, que se vean afectados por una supuesta contaminación por la empresa Quellaveco, que usará las aguas de los ríos Titire y Vizcachas, afluentes del río Tambo, que llega contaminado a la región Arequipa y termina alimentando a la agricultura, justo donde el mismo presidente Pedro Castillo anuncia estar presente en los próximos días.

UN PELIGROSO MENSAJE DE ESTE GOBIERNO

Aceptar evaluar el pedido caprichoso de las autoridades de Islay es una muestra de lo desesperado que está Pedro Castillo por recuperar su aprobación que está por los suelos, y en ese afán nuevamente se “dispara a los pies”, en momentos en que el país necesita con urgencia nuevas inversiones, ya que, decir que evaluará reconsiderar la licencia de agua otorgada para la operación de la mina Quellaveco otorgada por el ente técnico como es la Autoridad del Agua, es un peligroso mensaje que trasciende el ámbito de esta operación minera.

Lo paradójico de toda esta tragedia, es que suspender o, parar la licencia de agua otorgada a Quellaveco, sería negarles también a los agricultores del valle de Tambo, el beneficio de obtener agua de buena calidad para sus cultivos y atenuar el grave problema que enfrentan al regar sus tierras con agua con alto contenido de boro y arsénico que afecta la calidad de sus cosechas.

Con esta actitud, el presidente Pedro Castillo estaría dejando pasar una de las mejores oportunidades que tiene para atraer más inversiones, que le va permitir posicionar al país como un lugar seguro para desarrollar proyectos mineros de manera responsable, considerando que solo Quellaveco, significó una inversión superior a los 5 mil 500 millones de dólares y la generación de más de 20 mil empleos directos dinamizando la economía de Moquegua y del país.

Es importante considerar el efecto de las declaraciones de Pedro Castillo, ya que podría ser catastrófico para el Perú, es un claro mensaje de que el “Estado de Derecho es un cuento”, lo que, sin duda podría generar no solo un pánico financiero, sino también la huida de las inversiones comprometidas y, en consecuencia; un duro golpe para la economía nacional.

Lo que estamos viendo es qué, viniendo del presidente de la República una declaración tan ligera e irresponsable, es apenas una muestra más de lo que tenemos como país, a un estado en agonía, débil y sin derrotero, gobernado por el rumor de la calle y la presión de algunos grupos organizados que van contra la corriente de desarrollo y progreso de sus habitantes.


EL AGUA SERÁ DE MEJOR CALIDAD

Se ha dicho en reiteradas oportunidades y explicó de manera más clara, que la mina Quellaveco captará el agua salitrosa y con arsénico del río Titire, y a cambio entregará agua fresca de la presa Vizcachas, que almacena agua de lluvias. Es básicamente un cambio de agua mala por agua buena, sobre todo en los meses de setiembre a diciembre, que es cuando más la necesitan los agricultores de Tambo. Las autoridades de Islay ¿no saben de esto?

Además, si continuamos en este escenario, las proyecciones para la economía nacional serán peores de las que esperamos, ya el Banco Mundial ha reducido la tasa esperada de crecimiento del PBI del Perú para el año 2023, de 3.1% a 2.6%, estas son malas noticias, alentadas por anuncios suicidas como las que ha hecho el presidente Castillo sobre Quellaveco.

NO OLVIDEMOS

La mina de cobre Quellaveco de Anglo American en Moquegua, ya realizó la primera exportación, desde el muelle de Engie, actividad que contribuirá con un 0.7% al producto bruto interno al PBI del país en el 2023. Beneficio que parece no entender las autoridades de Islay, pese a que por un lado requieren del apoyo de la minería y, por otro lado, ponen piedras para su producción, veremos lo que determina el gobierno, si es cierto lo que expresó el Premier Aníbal Torres o, fue solo un saludo al evento minero que trajo muchas novedades para la minería en el Perú.

Se espera que la unidad minera de Quellaveco, en este año produciría hasta 150,000 toneladas, y otras 300,000 toneladas anuales de cobre proyectadas para el año 2023. Tendríamos que estar ciegos para no ver lo que se viene.

Análisis & Opinión

ANÁLISIS Y OPINIÓN

error: Diario La Prensa Regional