Contaminación del Tambo es siempre “caballito de batalla” para candidatos

La población demanda el cumplimiento de compromisos asumidos.

Catalina Torocahua Muñoz, dirigente del valle de Tambo, señaló que, desde hace años, el tema de la contaminación del río, es usado en campaña electoral por algunos dirigentes, alcaldes y congresistas, sin embargo, una vez instalados, poco o nada hacen para solucionar la problemática.

“Me siento muy indignada al ver el abandono por parte de los alcaldes locales y dirigentes de las juntas de usuarios frente a la contaminación del río Tambo. En épocas electorales ellos solo buscan notoriedad, ya que siempre lo han tomado como “caballito de batalla”, pero una vez que llegan a tomar el poder, poco o nada han hecho”, manifestó Torocahua.

Enfatizó en que estando en estado de emergencia declarado por la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM), le preocupa que no se estén tomando las acciones necesarias, para proteger los derechos, “la población demanda el cumplimiento de los compromisos asumidos, no se trata solamente de convocar marchas, hay que responder al pueblo”. (KM)

LA CONTAMINACIÓN EN ISLAY Y MOQUEGUA

Desde el año 2016, los ríos Coralaque y Tambo han mostrado cambios de color (verde amarillento, amarillo y naranja intenso) en sus aguas, las cuales como resultado de estudios realizados, muestran concentraciones de metales pesados (Arsénico, boro, aluminio y hierro) que superan los límites máximos permisibles, por lo que se evalúa que sea a consecuencia del arrastre y contaminación por desechos de material producto de la explotación de la concesión Minera Florencia Tucari (Aruntani SAC) lo cual afecta a terrenos agrícolas, ganado vacuno, fauna y flora propia del lugar, ocasionando diarreas, muertes y abortos, en el anexo de Huarina del distrito de Matalaque y distritos de Quinistaquillas, Omate, Coalaque y Chojata de la provincia de General Sánchez Cerro.

Asimismo, desde el mismo año 2016, se ha manifestado la contaminación de las aguas del río Coralaque, afluente del río Tambo, lo cual ha causado que el color de sus aguas a la fecha sea de color amarillo – naranja intenso, probablemente originado por el arrastre de los residuos de material contaminante explotado por la mina que se ubica en la cabecera de su cuenca.

A consecuencia de esta contaminación se han afectado terrenos de cultivo y ganado vacuno de los pobladores del centro poblado de Santiago de Pachas, distrito de Chojata, provincia de General Sánchez Cerro.

Se realizaron estudios los cuales muestran concentraciones de metales pesados (arsénico, aluminio, boro y hierro) y microrganismos superando los límites máximos permisibles en sus aguas que afectan a los medios de vida (áreas de cultivo, ganadería y acuicultura) y salud de las poblaciones ribereñas de los ríos Coralaque y Tambo (Provincias de General Sánchez Cerro y Mariscal Nieto en Moquegua y provincia de Islay en Arequipa), según informó INDECI.

Lo Último

ANÁLISIS Y OPINIÓN