Con participación de la población constatan disponibilidad hídrica en Ichuña

Representantes de la población participan en la verificación de los caudales cada dos meses, según establece la Autoridad Administrativa del Agua Caplina Ocoña.

Representantes de las comunidades participaron en el aforo de caudales de las quebradas Agani; Quilcata y Ansamani en el distrito de Ichuña.

Tras la publicación de la Autoridad Administrativa del Agua Caplina Ocoña que con Resolución Directoral N° 0537-2023 autoriza el uso del agua superficial para el proyecto San Gabriel de Compañía de Minas Buenaventura por un periodo de dos años, representantes de la comunidad campesina de Quiroma, Ascoma y Antajahua junto con los especialistas de recursos hídricos de la autoridad del agua, realizaron inspecciones de campo constatando que el caudal de agua en las quebradas es el suficiente para la población y el proyecto minero.

La resolución de la autoridad hídrica establece la participación de la población en el monitoreo del caudal en las quebradas, misma que realiza la Administración Local de Agua Tambo Alto Tambo cada dos meses; así como el reporte mensual de los caudales y volúmenes de agua utilizada por parte del Proyecto minero San Gabriel.

A partir de la autorización de uso de agua, entregada el último 10 de julio, se han realizado dos inspecciones de campo junto a representantes de las comunidades, encontrándose el caudal de agua en un 25% más de lo esperado en meses de estiaje.

Ángel Espinar, jefe de Sostenibilidad Ambiental y Recursos Hídricos de Buenaventura, explicó que previo a la entrega de la autorización del uso de agua otorgada a San Gabriel, la Autoridad Administrativa del Agua Caplina Ocoña a través del ALA Tambo Alto Tambo verificó la disponibilidad hídrica en la zona teniendo como base la oferta hídrica y los derechos de uso de agua de las comunidades de Quilcata, Ansamani y Santa Cruz de Oyo Oyo, a quienes se reconoce como usuarios.

Espinar, recalcó que la autorización al uso de agua de San Gabriel no es la primera en ser otorgada; ya en 2019 el proyecto obtuvo la autorización. Por procedimientos de la autoridad hídrica, la autorización tiene un periodo de vigencia de dos años y tras este tiempo puede ser renovada en una ocasión. Por lo que en 2023 correspondía tramitar una nueva autorización.

“Durante estos últimos 04 años el proyecto ha utilizado el agua sin inconvenientes, para labores mineras de exploración y el uso en campamento. Con las aguas residuales del campamento -previamente tratadas- realizamos el riego de vías”, agregó Espinar.

Para mejorar la disponibilidad de agua para el uso de la población de la zona, la Comunidad de Santa Cruz de Oyo Oyo con el apoyo del Proyecto San Gabriel viene implementando la mejora de su infraestructura de captación y conducción (tubería) para un mejor aprovechamiento del recurso hídrico. En tanto, en el ámbito de Quiroma, Ansamani y Pobaya de igual modo, se viene iniciando las obras para implementar un microreservorio de agua que contribuya al riesgo de las áreas de cultivo de dichos anexos.


AGUA PARA LA CUENCA DEL TAMBO

Como parte de sus componentes, San Gabriel, construye una presa de agua con capacidad de 700, 000 m3, que contribuirá a afianzar la cuenca Tambo en época de estiaje incrementando su disponibilidad hídrica. La presa estaría lista para fines del 2024.

Lo Último

Análisis & Opinión