- Clasificados -

Comunidades de Oyo Oyo y Corire rechazan actos de violencia en Ichuña

Mediante comunicados las comunidades campesinas dieron a conocer su posición.

Las comunidades campesinas de Santa Cruz de Oyo Oyo, Maycunaca y Antajahua; y Corire, tras los actos de violencia en el campamento de Agani del proyecto de mediana minería San Gabriel, emitieron comunicados rechazando las acciones violentas y negando pertenecer a la Asociación de 42 Comunidades Originarias Afectadas por el Proyecto minero.

Los comunicados son emitidos tras el ingreso violento de la familia Chambilla y de un grupo de pobladores del distrito de Yunga al campamento minero el pasado 15 de junio. Oyo Oyo y Corire, están consideradas como influencia directa del proyecto minero propiedad de la Compañía de Minas Buenaventura.

El campamento Agani está en territorios de la comunidad Oyo Oyo, por lo que en su comunicado indican: “rechazamos rotundamente cualquier otro intento de usurpación o intromisión en el futuro a nuestro territorio comunal por parte de comunidades vecinas, en caso de reincidir nos veremos obligados a recurrir ante las autoridades competentes para hacer respetar nuestra propiedad”.

El alcalde del centro poblado de Oyo Oyo Urbano Santiago Mamani manifestó que, “los vecinos del distrito de Yunga sin pedir permiso ingresaron a nuestro territorio, para pasar al proyecto minero, pero no es así… para la próxima vez que ocurra vamos a intermediar documentos”, aseveró.

Respecto a la venta de terrenos de la comunidad al proyecto minero, en su comunicado Oyo Oyo aclara que “San Gabriel (…) se encuentra instalado en un área de terreno de su propiedad de 1,380.15 hectáreas, las que han sido adquiridas en calidad de compra – venta de la comunidad campesina de Santa Cruz Oyo Oyo mediante escritura pública del 5 de noviembre de 2014”.

Santiago Mamani, dijo también que vendieron las tierras al proyecto minero tras cuatro años de negociaciones y diversas comisiones, hasta lograr un acuerdo con el consenso de más de 200 comuneros de Oyo Oyo.

Mientras que Corire en su comunicado, recalca su rechazo a los actos violentos “por un grupo de personas cuyo accionar es evidentemente contrario al orden público, sino que también perturbaron la tranquilidad del distrito del que somos parte».

Desde el 15 de junio, el proyecto minero se encuentra detenido solo con personal básico para dar mantenimiento al campamento.

Análisis & Opinión

CORONAVIRUS

error: Diario La Prensa Regional