Arequipa la ciudad blanca

Si bien Arequipa ocupa el cuarto lugar en competitividad entre las regiones, el reto es compartir el desarrollo, crear por ejemplo otra ciudad alterna en el mismo departamento u otro departamento.

POR: JORGE ACOSTA ZEVALLOS (ECONOMISTA DEL CEM)   

Arequipa en este día 15 de agosto celebra 482 años de aniversario, dieciocho años más y cumplirá cinco siglos de vida. Nombrada como la ciudad blanca, según por algunos historiadores por la construcción de sus viviendas con el famoso sillar que es roca de origen volcánico de color blanco; sin embargo, por investigaciones más exhaustivas de otros historiadores el nombre se debe a la presencia en sus primeros siglos de pobladores de origen español de manera mayoritaria y que después se asentaran como los famosos criollos de la siempre rebelde León del sur.

Al margen de esta interpretación Arequipa históricamente se remontan a más de 9 mil años de cristo y fue fundada por el Inca Mayta Cápac primero como Collasuyo después cambiado porque el mismo Inca al valorar tanta belleza del lugar y pedido de sus súbditos de quedarse en el lugar les respondió “Arequipay” que significa “si, quedaos” o “aquí me quedo”.

Los que conocimos la ciudad de Arequipa hace muchas décadas atrás, la ciudad no tenía las dimensiones que ahora lo tiene. Por el norte no sobrepasaba el cauce del rio Chile, por el sur distanciado por la campiña agrícola se encontraba Tingo y Tiabaya, por el Este su límite era lo que ahora es la avenida Mariscal Castilla, por el Oeste Yanahuara y Antiquila siempre rodeada de grandes campiñas de cebollas, ajos, alfalfa, diversas verduras. Ante la fuerte inmigración se extenderá consecutivamente sacrificando sus áreas agrícolas primero con los asentamientos Miraflores, Mariano Melgar, Selva Alegre, Cerro Colorado, 15 de agosto, posteriormente Paucarpata se constituirá en el distrito más grande de esta ciudad.

La expansión ha sido permanente y anárquica de tal manera que los asentamientos de viviendas fueron bien horizontales desde las faldas del Volcán Misti hasta aproximarse al extremo de Uchumayo.  Similarmente el incremento poblacional fue exponencial, de contar 80 mil en 1940 y 158 mil habitantes en 1961 actualmente tiene más de un millón de habitantes (el proyectado del INEI al 2021 tendría 1 millón 346 mil habitantes). El viejo Arequipa de reluciente blancura, de gastronomía agradable y tradicional, de verde campiña extensa, de characatos revolucionarios, de aire puro y clima satisfactorio, ciudad segura y complaciente, se diluye entre la modernidad, el caos y decenas de retos.

Arequipa es la segunda ciudad del país, no solo por la densidad poblacional, también por los ingresos generados no solo en la ciudad capital, también en el departamento del mismo nombre. Así tenemos que el presupuesto de la Municipalidad Provincial de Arequipa recibe este año, 192 millones de soles y sus distritos también reciben importantes  partidas: Selva Alegre 82 millones, Cayma 112 millones, Cerro Colorado 244 millones, Characato 25 millones, Chiguata 9 millones, Hunter 53 millones, Miraflores 66 millones, Mariano Melgar 74 millones, Paucarpata 113 millones, Sabandía 11 millones, Sachaca 27 millones, Socabaya 79 millones, Tiabaya 79 millones, Tiabaya 61 millones, Yanahuara 24 millones, Bustamante y Rivero 54 millones.

Los ingresos nacen de las minas del departamento, también de la diversidad de servicios que oferta como el caso de formar parte del corredor turístico del sur con sus grandes atractivos: Monasterio de Santa Catalina, Catedral de Arequipa, Plaza de Armas y su centro Histórico, Volcán Misti, Barrio San Lázaro. Las picanterías también agregan su parte gastronómica atrayente. Las instituciones educativas superiores también atraen y lo convierten en un potencial educativo. Agreguemos que el sector empresarial aborigen ha trascendido a todo el país y vecinos, destacan Caja Municipal de Arequipa, Capriccio, Cerro Verde, Gloria SA, Inca Tops, Incalpaca TPX, La Ibérica, Michel & Cia., Rico Pollo y Cementos Yura entre los principales.

Al lado de sus bondades también le persiguen elementos virales como la corrupción pública, su gobernador regional Elmer Cáceres Llica está encarcelado, por ejemplo. La ciudad vive un colapso permanente sin metro ferroviario ni metropolitano el transito es un trauma sin fin. La pobreza, delincuencia, desigualdad social, informalidad entre otros le manchan el rostro.

Señalamos la gran concentración de lo que representa Arequipa ciudad y el resto de los distritos y provincias del departamento. Si bien Arequipa ocupa el cuarto lugar en competitividad entre las regiones, el reto es compartir el desarrollo, crear por ejemplo otra ciudad alterna en el mismo departamento u otro departamento.

Lo Último

ANÁLISIS Y OPINIÓN