- Clasificados -

Arequipa: Familia de heladero arrollado por cúster pide apoyo a las autoridades

Despertó luego de 20 días y dado de alta casi 2 meses después del accidente donde quedó gran parte de su rostro desfigurado.

Familia de heladero arrollado por cúster SIT, hace más de dos meses; solicitan ayuda a las autoridades para que José Luis Vargas Calderón de 30 años, sea trasladado a la ciudad de Lima, para que le practiquen las cirugías de reconstrucción de rostro que necesita, al haber perdido el 70% de este en el accidente del cual fue víctima.

FAMILIA PREOCUPADA

Pese a la alegría de haber recibido a su hijo, con vida, los padres del muchacho se encuentran muy preocupados por su recuperación, que les genera gastos en una situación económica poco beneficiosa para ellos, exhortando a las autoridades de Arequipa; puedan ayudarlos para que la vida de Vargas Calderón se asemeje al menos a la que tenía antes; derivándolo a la capital para que le reconstruyan su rostro.

SU RECUPERACIÓN FUE MILAGROSA

Luego de haber permanecido sin conocimiento 20 días, el joven despertó para beneplácito de sus cuidadores y familia; sintiéndose agradecido por la “nueva oportunidad de seguir viviendo que le regaló Dios”.

LOS HECHOS

El 7 de julio, Vargas Calderón transitaba con su carrito de helados, cuando una imprudente cúster SIT de placa A4F-743 lo atropelló; produciéndole la pérdida de conocimiento inmediata y daños de consideración en el 70% de su rostro, perdiendo un ojo, parte del hueso frontal de su cabeza y nariz; del mismo modo en su brazo derecho, que fue reconstituido mediante injertos; todo ello hacía pensar que su pronóstico de recuperación iba a ser difícil; siendo una grata sorpresa que se encuentre en pie y animado.

“Estaba bajando por la calle Misti –sector de Atalaya en Mariano Melgar- para vender los helados a mis caseritos, pero de pronto grité auxilio, vomitaba sangre por la boca. La combi no tocó su bocina para siquiera reaccionar, tampoco escuché el sonido del carro”, relata sollozando aquella fatídica tarde.

Recuperó el habla hace una semana a penas, dándoles la sorpresa a su madre y hermana. “La llamé al medio día, era su hora de descanso. Cuando le dije quién soy no me creía y le conté que recuperé el habla. También le dije que no se preocupe y que pronto nos íbamos a ver… hablamos media hora”.

NO SE RENDIRÁ

Pese a las limitaciones que le dejó el accidente, quiere terminar de estudiar su cerrera mecánica de automotriz, para ayudar económicamente a su familia.

LA CÚSTER ERA UN PELIGRO

Luego de las investigaciones preliminares trascendió que la unidad que embistió al joven, pertenecía al SIT y registraba 26 papeletas desde el 2010; lo cual hace pensar que el procedimiento sancionador a personas infractoras que como en este caso, pueden procurar la alteración en la vida normal de una persona, pasen por paños fríos; lo cual como sociedad es imperdonable. (KM)

Análisis & Opinión

CORONAVIRUS

error: Diario La Prensa Regional