Pescadores de “Isabella I” cuentan como sobrevivieron 40 días en altamar

Pescadores tuvieron que comer aves (albatros), peces y hasta una tortuga para poder sobrevivir, pero se estaban deshidratando. Embarcación “Arca II” les prestó batería y así pudieron llera a tierra.

0
4407
Pescadores ileños José Elvis flores Monteagudo (43), Noé Mamani Flores (23) y Noé Lupaca Vilcanqui (34)

Los pescadores identificados como José Elvis flores Monteagudo (43), Noé Mamani Flores (23) y Noé Lupaca Vilcanqui (34), se encuentran bien de salud, pero presentan un cuadro de deshidratación, por lo que fueron trasladados en una ambulancia al hospital, donde les colocaron suero.

El pasado miércoles, la embarcación fue divisada por la “Arca II” navegando a la deriva y les prestó una batería para que puedan regresar a tierra, llegando este último jueves en horas de la noche.

Los familiares nunca perdieron las esperanzas y buscaron por todos los medios para realizar la búsqueda, pese a que la dueña de la embarcación se ha mostrado indiferente.

Hasta Piura viajó al Sra. Esmeralda Huaynapata Bernabé y sus 2 hijos y dieron alcance a su esposo Noé Lupaca Vilcanqui (34),  quienes derramaron lágrimas en el reencuentro.

“Sentí una emoción grande a ver a mi esposo vivo, ya que han vuelto a nacer, Dios les ha dado una segunda oportunidad”, aseveró.

NARRAN COMO SOBREVIVIERON

A su turno,  Noé Mamani Flores (23), dijo sentirse tranquilo y feliz de estar en tierra al haber estado más de 40 días en el mar. Saludó a su familia en Ilo y les indicó que se encontraba bien.

“Se nos acabó los víveres aproximadamente el 20 de julio y nos vimos obligados a cazar aves (albatros)  cada 2 días y eso tuvimos que comer. También se nos acabó el gas, con ayuda de una tijera hacíamos una fogata y así cocinábamos”, expresó.

Por su parte, José Elvis flores Monteagudo (43), quien es natural de Puno, señaló: “Estoy muy alegre, he vuelto a nacer. Estábamos en la zona de pesca cargados de pota y ya íbamos a retornar, pero en horas de la madrugada se acabó la batería y no arrancaba el motor”.

Manifestó que felizmente estaban preparados para sobrevivir en altamar al haber recibido cursos de pesca.

Mientras que Noé Lupaca Vilcanqui (34), agradeció a todas las personas que ayudaron en la búsqueda.

“Mientras estábamos al garete nunca perdimos la fe, pese a que la correntada nos arrastraba hacia el norte. Desde Pisco fuimos arrastrados hasta Bayovar porque no arrancaba el motor” refirió en medio de lágrimas.

Hay que indicar que varias lanchas se pasaban de frente y no les prestaban ayuda, felizmente apareció la embarcación “Arca II” para solicitarles víveres, constatando que estaban a la deriva.

Lupaca, confirmó que tuvieron que comer aves (albatros), peces y hasta una tortuga para poder sobrevivir, pero se estaban deshidratando.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here