Dijo que robó en carretilla y no pasó nada: Se deben revisar todos los procesos donde absolvieron a Jamocho Rodríguez

La autoridad era sentenciada en primera instancia con pena privativa de la libertad efectiva y estaba a punto de ir a la cárcel a cumplir su condena, tuvo que esconderse, estando prófugo y no habido para la justicia y de un momento a otro la “mala suerte le cambio” y se revirtieron todos los procesos pendientes que tenía, saliendo libre de polvo y paja, ya no le temía a ninguna denuncia que se le presentaba, porque la absolución le esperaba.

1
5497
Jaime Rodríguez Villanueva, incompetente gestión que caduca antes de tiempo.

POR: JULIO FARFÁN VALVERDE

La careta del Poder Judicial que mostraba a la opinión pública ser una institución con una rectitud ejemplar, que garantizaba justicia y que sus magistrados eran profesionales de una trayectoria intachable e incorruptibles y las resoluciones que emitían eran las más justas y pegadas a la legalidad se cayó por su propio peso y ahora después de muchísimo tiempo muestra la desnudez y verdadera realidad y lo podrido que está por dentro este poder del Estado.

LA POBLACIÓN LO SOSPECHÓ DESDE UN PRINCIPIO

La ciudadanía sospechaba desde el principio la corrupción en el sistema judicial peruano, pero no salían a la luz pública las pruebas contundentes para denunciar a tantos jueces que emitían resoluciones y sentencias injustas y escandalosas.

Malos magistrados resolvían con discutidos fundamentos y artimañas legales con su lema “hecha la ley hecha la trampa” para favorecer a todo tipo de delincuentes desde, rateros “comunes”, secuestradores, violadores, narcotraficantes, etc

Lo mismo ocurre con los ladrones de saco y corbata como son la mayoría de las autoridades que nos gobernaron por elección popular, desde el gobierno nacional, regional y local, los mismos que desfalcaron las arcas del Estado en sus respectivos municipios, gobiernos regionales, Congreso y la Presidencia de la República.

Esta organización criminal, fue puesta al descubierto gracias a la correcta Fiscal Rocío Sánchez Saavedra que solicitó de manera legal la interceptación telefónica, la misma fue oportunamente autorizada por el Juez Cerapio Roque Huamancondor del Primer Juzgado de Investigación Preparatoria a cargo de asuntos de corrupción y crimen organizado del Callao.

OPORTUNA DIFUSIÓN DE AUDIOS EVITÓ QUE DESAPAREZCAN

Pero al obtener esta información y darse cuenta que los audios de las conversaciones telefónicas eran unos medios probatorios contundentes, que evidenciaban la corrupción al más alto nivel y corría peligro que la población nunca llegue a enterarse porque los implicados eran capaces de desaparecer los audios, se decidieron algunas acciones.

Es por ello que algún valiente del Ministerio Público, de la Policía Nacional o Poder Judicial que tuvo conocimiento y acceso a este material con todas estas conversaciones comprometedores, decidió filtrarlo a la prensa, donde periodistas valientes cumplieron su deber de informar.

Así se dio a conocer a la opinión pública los audios que demuestran el grado de corrupción, donde fiscales, jueces, magistrados, congresistas, empresarios, ministros, etc. participaban y formaban parte de una “ MAFIA” conocida como “LOS DE CUELLO BLANCO”,  quienes realizaban recomendaciones, respaldos, negociaciones turbias, rebaja y absolución de penas llegando al extremo de absolver violadores de niñas que fueron anteriormente sentenciados, designación irregular e ilegal de jueces, fiscales y  miembros del Consejo Nacional de la Magistratura.

ROBÓ EN CARRETILLA

El pueblo peruano y especialmente la región Moquegua ya no tiene dudas, ya no son sospechas, ahora podemos estar seguros de como habrían salido absueltos y libres algunas autoridades denunciadas por corrupción.

Es justo y necesario preguntarse y exigir a la vez que estas resoluciones archivando sonados casos de corrupción sean revisadas.

Allí están los casos judiciales del ex presidente regional y actual Gobernador Regional de Moquegua Jaime Rodríguez Villanueva, quien, pese a las acusaciones fiscales, las cuales contaban con medios probatorios contundentes que evidenciaban los presuntos delitos cometidos e inclusive con sentencias condenatorias del Poder Judicial, salía bien librado.

La autoridad era sentenciada en primera instancia con pena privativa de la libertad efectiva y estaba a punto de ir a la cárcel a cumplir su condena, tuvo que esconderse, estando prófugo y no habido para la justicia y de un momento a otro la “mala suerte le cambio” y se revirtieron todos los procesos pendientes que tenía, saliendo libre de polvo y paja, ya no le temía a ninguna denuncia que se le presentaba, porque la absolución le esperaba.

El popular “Jamocho” reconoció en su campaña electoral que había robado, pero solo en “carretilla”, haciendo alusión a que no era mucho lo que robó a comparación de otros que se llevaron en camiones el dinero de las arcas del Estado.

Así desafiaba a la justicia, pero ahora ya se conoce por qué estaba tan seguro de gritar a los cuatro vientos su hazaña en la administración de los fondos públicos y salir airoso de los procesos penales.

¿Fue gracias a este Poder Judicial corrupto que le habría dado la ayudadita por un buen padrino o unos cuantos verdecitos de esa carretilla que se llevó?, preguntamos.

DEBEN REABRIR LOS PROCESOS CON AYUDADITA

Es necesario que todos esos expedientes del actual gobernador regional Jaime Rodríguez Villanueva sean analizados y revisados de manera transparente y justa por los magistrados probos del Poder Judicial o por una comisión especial de alto nivel que garantice una revisión para todos los casos y procesos de corrupción de la gestión de los gobiernos locales, regionales, etc

Se debe garantizar que los procesos de corrupción archivados de manera sospechosa, no queden impunes y por los delitos cometidos asuman su responsabilidad penal los infractores, sin que se libren por el “apoyo” o “favorcito” que tuvieron de la “Mafia de los cuellos blancos”.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here