Pos-Chávarry

2589
Fiscal de la Nación, Gonzalo Chávarry. (Foto: Perú21)

POR: NICOLÁS VALDEZ C.

La renuncia de Pedro Chávarry a Fiscal de Nación, se da en un difícil contexto, una etapa muy engorrosa para nuestro país; de intromisión de poderes, de vulnerar la Constitución y lo que es peor, luchar verdaderamente contra la corrupción.

Los peruanos sabemos que los grupos, hechos y personajes como Toledo, Susana Villarán, los Humalas, PPK, Graña y Montero; gente del Grupo el Comercio, La República, el caso Chinchero etc, etc; han hecho estafa al Estado y hoy están libres; Chávarry era el más indicado para investigarlos, hoy ellos se sienten muy aliviados.

Hay la percepción que la información que se viene desde Brasil se irá soltando tamizando a conveniencia política tal como lo hizo la ONG IDL; eso preocupa a los peruanos y será la nueva gestión que nos de la confianza que todo será transparente.

Pedro Chávarry se aferró a defender la constitucionalidad, la democracia y se mostró en todo momento inquebrantable e indomable al fulminante peso del poder Político y gran parte de la prensa que agitaron titulares de acusaciones y atropellos nunca antes visto en la historia peruana. Ningún hombre es indispensable y  Chávarry lo entendió así, pero cuando se absorbe los poderes y se fortalece la impunidad en los verdaderos infractores, hay que ser muy valiente para afrontarlo y esto le costó su cabeza.

El pos Chávarry abre las puertas a una nueva  fiscal de la Nación, Zoraida Avalos; y sus primeras palabras de declarar en emergencia el Ministerio Público hasta que se instaure la Junta Nacional de Justicia, es alentador y sobre todo legal y Constitucional por ser un poder autónomo; totalmente diferente al elevado por el ejecutivo al Congreso de la República donde rompe toda norma de nuestra Carta Magna.

Es recomendable que desde el presidente de la República, ministro de Justicia, ONG IDL y ningún personaje y espacio político, tenga acercamiento o incidencia (fotos, llamadas telefónicas, saludos protocolares, consejos de amigo, etc, etc) sobre la nueva fiscal de la Nación. Dejemos que ella junto a los fiscales supremos y el Ministerio Público en general, actúen sin ninguna influencia e intromisión como ha estado sucediendo hasta el día de hoy.

Por lo pronto, de fiscal de la Nación, Chávarry pasará ahora a ser fiscal supremo, desde ahí tiene la oportunidad de seguir  promoviendo acciones contra la corrupción y que la democracia y la institucionalidad se cumpla a cabalidad. El pos Chávarry debe darnos lecciones para mejorar la justicia en el país, caso contrario habríamos “quemado en vano la pradera” para sacarlo…Es mi opinión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here