Controversia sobre pago de alquiler de local comunal de Alto Inclán

Este ambiente fue cedido gratuitamente a la constructora Abugattás a cambio de tomar mano de obra del sector; no obstante el dirigente Humberto Llerena tomó conocimiento que correspondería un abono por el alquiler, el cual no se ha esclarecido al momento.

0
3287
sdr

La construcción de la obra del jardín de niños Señor de la Divina Misericordia, en Alto Inclán, generó la oportunidad de que los pobladores de esa zona puedan contar con un puesto de trabajo, el cual fue convenido entre la directiva de este populoso sector y la empresa constructora Abugattás, a cambio de ello se cedió el local comunal, ubicado a escasos metros de la obra, para efectos de ser el almacén de la edificación en cuestión.

PAGO POR ALQUILER

No obstante, el presidente del pueblo joven Alto Inlcán, Humberto Llerena Butrón mostró su sorpresa ante una información brindada por la empresa supervisora AMSA, la cual revela que la dación del local comunal como almacén para la obra, reviste un costo por dicho concepto.

“Como directiva de Alto Inclán, fuimos a la oficina de la empresa supervisora AMSA, para conocer el estado de la construcción de los jardines, y nos dimos con la sorpresa que el supervisor nos comenta que por el local comunal se pagaba alquiler. Nosotros cedimos el local a la constructora Abugattás de forma gratuita con la condición que tome mano de obra de nuestros vecinos lo cual sí se cumplió. Pero no sabíamos sobre el alquiler”

EXIGE INFORMACIÓN A MUNICIPIO PROVINCIAL

Por ese motivo, el directivo, a nombre de su población, presentó una solicitud a la Municipalidad Provincial de Islay pidiendo una copia del expediente técnico del proyecto de obra, en donde se pueda constatar si este componente de pago por alquiler de almacén del local comunal, figura o no. De ser así exigirá, señaló, que se efectué el desembolso correspondiente, ya que el local es de la población y no de la constructora, precisó el dirigente.

CONTROVERSIA

Señaló que tuvo un acercamiento con un representante de la empresa Tisur, la ejecutora de la obra, para hacerle saber este aspecto. Conversó con Amador Saba quien le manifestó que de ser cierto este componente hará respetar el pago correspondiente al alquiler por los casi siete meses en los que la constructora ocupó el local de la población. Esclareció que esta controversia no es con la empresa Tisur, sino con la constructora Abugattás.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here