Alcaldes de Mollendo: Moisés Torres Gonzáles

2
3141

UN ABOGADO MAGISTRAL

Moisés Torres Gonzále

Mollendo siempre ha tenido a través en su historia destacados hombres de las ciencias jurídicas, personas que hicieron de la vocación por las leyes una filosofía de vida.

Moisés Torres Gonzáles nació en Mollendo, siendo sus padres don Moisés Torres Olazaval, hombre de cuya bondad es proverbial y de doña Carmen Rosa Gonzáles vda. de Torres. Tuvo una hermana llamada, Carlota Torres Gonzáles.

Realizó sus primeros estudios en Mollendo, en el Colegio Nacional Deán Valdivia y luego en Arequipa en el Colegio Nacional de la Independencia Americana. Posteriormente logra ingresar a la Universidad Nacional de San Agustín y luego en el Cusco en la Universidad San Antonio Abad para seguir la carrera de Letras y Derecho.

Fue un apreciado y sobresaliente estudiante universitario. Después de toda la perseverancia y el anhelo de servir con honor a la causa de la justicia, lo hace merecedor de galardones que enriquecerá en un futuro cercano su presencia en la vida social, política y gremial.

El 26 de diciembre de 1940 se graduó de bachiller en Letras y luego el 22 de agosto de 1941 optó el grado de abogado. Culminado su primer anhelo profesional decide radicar en Mollendo, donde se dedica en cuerpo y alma a la docencia, como profesor del Colegio Nacional Deán Valdivia en los cursos de Historia y Cívica, congraciándose con la juventud mollendina que no solo lo aprecia sino lo entiende.

Es necesario resaltar y valorar las dotes de este joven profesional que viene destacando en varias facetas de su vida, tiene un noble temperamento y una grandeza de espíritu y sus aportes generosos de su intelectualidad lo eleva a las más altas alturas en la vida de un pueblo estoico y luchador.

El 17 de mayo de 1941 se produjo en Mollendo una multitudinaria manifestación en contra las operaciones militares ecuatorianas, Moisés Torres fue uno de los que participó junto a los preceptores Carlos María Febres Vizcarra, Jorge Bouroncle Cáceres, el Dr. Luis F. Núñez Gómez, así como el dirigente laboral Samuel Yancaya con el alcalde Nicanor A. Pino Álvarez, ellos avivaron con encendidas palabras, el sentimiento de peruanidad. El joven Moisés fue un magnífico orador, su discurso magistral emocionó al pueblo en la plaza Bolognesi, donde el clamoreo colectivo ahogaba su voz. Arengó en contra de la pretendida ocupación de Tumbes, Jaén y Maynas por el vecino del norte, que en julio se desató el conflicto armado en el nororiente peruano, conocido como la campaña del 41.

El 10 de abril de 1946 es nombrado alcalde de la Municipalidad Provincial de Islay reemplazando a don Augusto Midolo Ramos. Aunque su gestión edilicia fue breve, (dos meses y 28 días) hasta el 5 de julio de 1946 donde solo pudo solucionar asuntos financieros de la municipalidad, siendo reemplazado por el Sr. Midolo nuevamente.

Es un entusiasta y apasionado en todo lo que hace. Orador de nota. Fiel exponente de sus clases magistrales de historia, logrando imponer y dominar a las multitudes. Es documentado y sabe manejar el arte del líder académico, cosas que no se aprenden fácilmente, exigen esfuerzos y atención de quienes lo aceptan que finalmente lo aplauden.

Era conocido inicialmente como Moisesito, también tenía el apelativo de “El globito”. Sus orientaciones siempre han sido escuchadas y aceptadas por las gentes y sobre todo del estudiantado local.

Ha desempeñado el cargo de juez suplente de 1ª instancia. En varias oportunidades, agente fiscal y otros cargos relativos a su profesión de abogado. Ha pertenecido a varias instituciones culturales, deportivas y gremiales. Llegó a ser presidente del FBC Nacional aportando todo lo que está a su alcance para resaltar el desarrollo del deporte, no solo de su club sino de la colectividad mollendina.

Asesor legal de varias entidades aduanales y comerciales del puerto, del cual no hay nada que increpar a este notable joven abogado.

El Dr. Francisco Velarde Herrera comentó alguna vez sobre este gran personaje de la intelectualidad mollendina: “es un noble amigo que conserva por la amistad un verdadero culto, su dedicación filial es otro timbre de recomendación a su favor”.

La revista anual Mollendo, órgano del Círculo Cultural Baca Flor expresa: “Este joven significa realmente una esperanza en el porvenir que se forja Mollendo a base de las cualidades de sus hijos”.

Lamentablemente todos los designios de su vida se truncan cuando el domingo 23 de junio de 1968 fallece trágicamente víctima de un paro cardíaco.

Penosamente no dejó descendencia. Murió soltero. Sus restos se encuentran en el mausoleo de la familia Torres Gonzales, al ingreso lado derecho del cementerio, junto a sus padres y su hermana Carlota.

El maestro de la juventud.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here