Alcaldes de Mollendo: Juan C. Benavides Benavides

0
4779

Por: Enrique Chavez Jara 

Nació en la ciudad de Arequipa en el año de 1842. Fueron sus padres, don Pedro Ignacio Andrés Benavides Novoa (1811 – 1875) y doña Mariana Inés Benavides Payerl (1812 – 1891). Tuvo dos hermanos, Manuela y Manuel.

Muy joven contrajo matrimonio con la dama Gertrudis Jesús Zegarra Barreto (1848 – 1920), de esta unión tuvieron cinco hijos: Carlos Marcos Ismael, Rosaura Fidela, Juan Justo Aurelio, Luis Felipe y Juan Luis Benavides Zegarra.

El hijo mayor de don Juan Benavides, llamado Carlos Benavides Zegarra llegaría ser alcalde de la ciudad de Mollendo en el periodo del 14 de octubre de 1924 al 16 de julio de 1925.

Con motivo de la inauguración del ferrocarril de Mollendo a Arequipa, fue nombrado por un grupo de empresarios arequipeños con el aval del Estado para ocupar el puesto de alcalde de la villa de Mollendo, aunque se afirma que fueron los pobladores (en su mayoría extranjeros) provenientes del antiguo puerto de Santa Rosa de Islay (clausurado por el Estado para dar lugar al nuevo puerto de Mollendo).

Don Juan Benavides proviene de distinguidas y notables familias arequipeñas; el Dr. Francisco Benavides tío cercano, fue el primer diputado de la provincia de Islay en 1868.

Tuvo que organizar la primera traza urbana de la villa en formación; donde enfrentó con los técnicos  del citado para su planificación, entre ellos el ing. Eugenio Plazolles.

Lamentablemente los problemas de salud de este notable ciudadano se acrecientan, con lo que abandona el cargo.

Con apenas 29 años fue el alcalde más joven que tuvo esta incipiente villa. Fue reemplazado por don José Gutiérrez de la Fuente.

Penosamente fallece el 14 de marzo de 1896 a la edad de 54 años, le sobrevive la esposa Gertrudis, que falleció años después, en 1920.

Sus restos reposan en el cementerio de La Apacheta de Arequipa.

JULIO ENRIQUE EDUARDO HARMSEN AVERASTURI

UN ALCALDE CON TALENTO

Eduardo Harmsen Averasturi

 Aunque sus nombres completos son Julio Enrique Eduardo Harmsen Averasturi, este prestigioso intelectual nació en la ciudad de Arequipa en 1855. Fueron sus padres don Wilhelm Harmsen Seiwet, natural de Hamburgo, Alemania y doña María Dolores Averasturi García Entreambasaguas, radicados en la Ciudad Blanca.

Tuvo siete hermanos: Carolina, Gerónimo, María Ángela, Josefa Margarita, María Sofía, Guillermo Alexander y Juan de Dios.

Contrae nupcias con la señorita María Isabel Julia Gámez Gutiérrez, el 2 de julio de 1885 en la iglesia del Sagrario, con quien procrearon tres hijas, Elvira, María Isabel y Julia María.

Sus estudios los realizó en su natal Arequipa, aunque desde muy joven se dedicó al trabajo. Resultó ser un personaje autodidacto muy fino, culto y emprendedor. Es así que por influencia de sus familiares emprende por ferrocarril el viaje a Mollendo, donde ingresa al servicio portuario, para luego tomar experiencia en el rubro aduanero.

Por la influencia social, política y comercial que don Eduardo cautivó en el puerto de Mollendo y la crisis que afrontaba la villa, es que un grupo de empresarios aduaneros lo proponen para ejercer la alcaldía por breve tiempo, el 28 de julio de 1883, cuando las fuerzas expedicionarias chilenas ocupaban la población porteña y hacía imposible la vida cotidiana, imponiendo restricciones a las importaciones.

Por esas fechas la suerte estaba echada, el país vivía la desgracia de haber perdido la guerra, y Mollendo no fue ajena al ultraje, pillaje y el desmembramiento de su población muy escasa. Solo habían pobladores de origen extranjero y neutrales, comerciantes desesperados que tuvieron que abandonar la población hacia el valle de Tambo.

Solo cumplió con mantener la calma en una villa que quedó totalmente devastada y difícil de salir adelante, y prácticamente las autoridades poco o nada pudieron hacer por la falta de presupuesto y el embargo de todos sus capitales, fruto del denodado esfuerzo de varios años de trabajo.

Don Eduardo, muy joven aún, se traslada una vez que los chilenos abandonan para siempre el puerto, a la ciudad de Arequipa. Se había firmado el Tratado de Ancón. Mollendo fue la primera población en ser bombardeada al inicio de la guerra en 1879 y por esas ironías de la vida republicana fue también el lugar donde en 1884, abandona el último combatiente chileno procedente de Arequipa. Se retiran para siempre.

Vuelve a radicar en la ciudad de Arequipa donde va ascendiendo y recuperándose de la amarga experiencia de la guerra. Hombre de inquietudes, empresario cabal y honesto.

Entre 1909 y 1910, asume la presidencia de la Sociedad de Beneficencia Pública de Arequipa donde prestó servicios por demás importantes.

Inquieto y jovial es designado alcalde de la ciudad de Arequipa el 19 de mayo de 1912, realizando una serie de obras entre ellas la remodelación de la alameda Jorge Chávez, parque y monumento a Goyeneche, e inauguró por primera vez en la ciudad, el tranvía eléctrico.

Este ejemplar señor fallece en la ciudad de Arequipa el 20 de agosto de 1915 a la edad de 60 años. Sus restos se encuentran en el cementerio general de La Apacheta. Deja una huella difícil de borrar a sus sucesores y a la juventud arequipeña.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here