Inicio Islay Mollendo Alcaldes de Mollendo: Francisco Velarde Herrera

Alcaldes de Mollendo: Francisco Velarde Herrera

1
4102

MATEO FRANCISCO VELARDE HERRERA

EL ALCALDE DE LA HISTORIA

Francisco Velarde Herrera

Mateo Francisco Velarde Herrera, nació en la calle Muñoz Najar del distrito de Miraflores en Arequipa, al amanecer del 19 de septiembre de 1899 cerrando el siglo XIX.

Fueron sus padres don Timoteo Velarde y doña María Herrera, dignos y magnánimos esposos. Realizó sus estudios en Arequipa, tanto los primarios en el colegio del pedagogo señor Ballón y luego pasa al centenario Colegio Nacional de la Independencia de Arequipa. Luego de concluirlos, decide viajar a Lima para estudiar medicina humana, pero se prepara para algo mayor, viaja a Madrid gracias a la preocupación de sus padres, y es favorecido por el gobierno español para obtener una beca.

A mediados del año 1924 viaja a París con la finalidad de seguir cursos de posgrado, de cuya tesis sostiene el tema de micro biología y de la salud pública, obteniendo el grado de doctor en Medicina en la prestigiosa Universidad de La Sorbona.

Ya en 1927 regresa al Perú para desempeñar su profesión, contrae matrimonio con María Dorich Torres, una inteligente dama mollendina descendiente de los primeros fundadores de Mollendo, como lo fue don Alejandro Dorich Recasens, sus padres fueron don Luis Dorich y Manuelita Torres, de cuyo matrimonio tuvieron una hija, Ruth Velarde.

En Mollendo en 1925 ingresa a trabajar al hospital de madera El Carmen, en forma gratuita, también lo hizo en forma particular, aunque se notaba una inclinación racial por parte de sus colegas, Velarde Herrera es un estudioso y dedicado médico. Casi al finalizar 1930 es nombrado como médico sanitario del puerto, además ocupa un cargo en la Sociedad de Beneficencia Pública de Mollendo.

Mollendo vivía su época dorada, población pequeña pero hospitalaria siendo bien interesante a este médico que inicialmente trabajó sin cobrar nada. No solo se dedicó a la medicina sino también a otras actividades altruistas, participaba en cuanta acción presentaba la ciudad que lo acogió. Se sentía un mollendino más. Escritor por antonomasia realizó estudios de investigación histórica, basada en la trasmisión oral y de documentos fehacientes.

Autor de varias obras históricas dedicadas a la provincia de Islay que sirvió para incrementar el acervo cultural de Mollendo.

Pero su obra más importante se encuentra en el libro editado en 1986 titulado Crónicas de Islay y Mollendo, publicado por la Marina de Guerra, en cuya dedicatoria dice: “Al pueblo de Mollendo tan entrañable para mí, en donde formé mi hogar y al pueblo del valle de Tambo, donde hice muy buenos amigos”.

Fue miembro y fundador del Círculo Cultural Baca Flor, así como teniente de la Compañía de Bomberos Nº 1

El 6 de mayo de 1960 es nombrado alcalde de Mollendo, reemplazando a don Eduardo Velásquez Zegarra, período que ejerció hasta el 26 de junio de 1961.

El doctor Velarde Herrera, es un médico muy noble y sincero. Tenía su consultorio en la subida de la calle Arica Nº 148 que también era su residencia. Fue miembro de la Logia Masónica de Mollendo. Disponía de una amplia biblioteca en su casa, años después dona parte de ella a la Biblioteca Municipal local. Hombre de talla intelectual, es escritor, conferencista, recorrió varios países de Europa y llegó hasta Moscú cuando era parte de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

Ya en la década de los setenta decide viajar a Lima para radicar los últimos años de su vida. La última vez que lo vimos en Mollendo fue cuando regresó el 6 de enero de 1985 con motivo de celebrar el 114 aniversario de su pueblo, trajo consigo una colección de libros para donarlos a la biblioteca de la municipalidad en sesión solemne presidida por el alcalde Hernán Montoya.

Falleció en Lima el 23 de enero de 1994 a la edad de 94 años. Siempre fue su deseo que al morir sus restos sean depositados en un Mausoleo de la familia Velarde Herrera en el Cementerio General de Mollendo.

El doctor Mateo Francisco Velarde Herrera, es un ejemplar personaje para la historia de Mollendo, no deberá ser olvidado por nosotros.

1 Comentario