Al borde del colapso: Denuncian irregulares manejos en la administración del Centro de Salud Alto Inclán

El subprefecto provincial, Víctor Arizábal tuvo que constituirse al lugar para constatar las denuncias y verificar en efecto, las carencias y problemas. Sostuvo que elevará un informe a sus superiores, e inclusive al Gobierno Regional de Arequipa.

0
5085
Protestas en el interior del centro de salud.

Como parte de una protesta colectiva realizada en las instalaciones del Centro de Salud Alto Inclán de Mollendo, este miércoles, un grupo de ciudadanos se constituyeron al lugar para exigir la mejora en la atención de los servicios de salud, reclamando además por la carencia de medicamentos, maltrato del personal de salud a los pacientes, así como la falta de pago de un promedio de 10 trabajadores de ese centro asistencial desde al menos cinco meses atrás, entre otras motivaciones.

PROTESTAS EN EL ESTABLECIMIENTO DE SALUD

Desde tempranas horas del día se constituyeron representantes del CLAS Mollendo, asociaciones de mujeres, asociaciones civiles con su respectiva representación legal. En principio se apostaron en el frontis del establecimiento de salud con pancartas y arengas denunciando abusos y maltrato.

Los pobladores ingresaron al recinto expresando su malestar y exigiendo la presencia de personal médico y/o administrativo para dar cuenta del verdadero estado del centro de salud. Fue infructuoso, no hubo quién atienda a los manifestantes.

La policía llegó al lugar y exhortó a los ciudadanos a retirarse por los gritos que se generaban en el interior, considerando la perturbación a los pacientes, indicaron los custodios del orden.

SUBPREFECTO PROVINCIAL TOMÓ CUENTA DE LAS DENUNCIAS

Sin embargo, por la presión social y mediática, fue necesaria la presencia del subprefecto provincial de Islay, Víctor Arizábal Cosco, quien recorrió junto a la población y los medios de prensa, los diversos ambientes del centro de salud, constatando las denuncias y carencias en, por ejemplo, reactivos e insumos en laboratorio, los cuales fueron solicitados hace más de un mes sin tener respuesta al momento. La primera autoridad política hizo lo propio en el sector de farmacia, comprobando, que, si bien existen medicamentos en stock, había otros de uso básico como antibióticos, sin reservas. Incluso la encargada de farmacia cuestionó el trabajo de la prensa, indicando que no podía trabajar por que la “entretenían” (distraían).

DEMORA EN LA ATENCIÓN

Las dificultades no acabaron allí, el subprefecto pudo recoger testimonios de los manifestantes así como de los pacientes que por más de tres horas permanecían en espera de ser atendidos, siendo en gran parte adultos mayores.

BAÑOS CERRADOS

Los baños estaban clausurados por falta de agua y un anciano hasta tuvo que hacer sus necesidades en la puerta de los servicios. A pesar que en uno de los caños de agua, se comprobó el abastecimiento del líquido elemento.

SIN AMBULANCIA NI OXIGENO

Una ambulancia no puede ser utilizada por que se requiere de un presupuesto de 130 soles aproximadamente para retirarla del taller. No hay vehículos para atender emergencias. Los balones de oxígeno están descargados, entre otras carencias que en su momento personal médico del lugar dio su versión sobre los hechos ante el subprefecto.

RESPONSABILIDAD DE LA GERENCIA REGIONAL DE SALUD

Los trabajadores alegan que la responsabilidad sobre estos problemas, no es estrictamente de ellos, sino de la Gerencia Regional de Salud que mantiene congeladas las cuentas bancarias del establecimiento en cuestión, sin conocerse con claridad la forma de cómo se administran los recursos económicos que ingresan para atender el pago de los servicios, personal y demás necesidades.

INFORME A SUPERIORES

El subprefecto finalmente indicó que elevará un informe de todo lo verificado, tomando cuenta de videos, fotografías, documentos y testimonios, los cuales serán remitidos a sus superiores en el Ministerio del Interior, e inclusive al Gobierno Regional de Arequipa.

DECLARAR EN EMERGENCIA EL CENTRO DE SALUD

En su momento, el recientemente elegido presidente del CLAS Mollendo, Jesús Valdez Marroquín, sostuvo que ante esta crisis, amerita que el Centro de Salud Alto Inclán sea declarado en emergencia. Sin embargo a pesar de la formalización que consiga en los siguientes días el CLAS ante Registros Públicos, Valdez Marroquín indicó que hay que estar atentos, pues con ello, no habría excusas ni motivos de la gerencia de salud, para que sea nuevamente el CLAS quien administre como en épocas anteriores, los recursos del alicaído Centro de Salud Alto Inclán.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here