El pescador Duwerli Néstor Ccama Fernández (28) tripulante de la embarcación pesquera “Atencio I”, fue picado por lo que sería una raya negra o una mantarraya, en el dedo anular de la mano izquierda, según lo revelan exámenes preliminares y tal como se observó durante la diligencia del levantamiento del cadáver.

Allí se puede observar un profundo corte provocado por el espolón del animal marino que cayó entre las redes de pesca.

Según sus compañeros, la picadura se habría producido el día jueves 8 de marzo a las 23:00 horas. En primer momento Néstor Capa Fernández, dijo sentirse bien, por lo que la tripulación confió en su autodiagnóstico y prosiguió con sus faenas.

Sin embargo, horas más tarde se manifestó el dolor y toda la madruga se sintió mal. Así el viernes 9 amaneció débil y no podía caminar. Observaron que una serie de ampollas habían reventado en el brazo produciendo más dolor y quemazón en el brazo, producto de la acción del veneno.

A decir de los pescadores, no se percataron qué especie realmente le picó al infortunado Duwerli Néstor Ccama Fernández. Sólo fue el testimonio del fallecido que, cuando ya estaba mal, en un momento dijo que había sido una raya tipo “ucha”.

Duwerli Néstor Ccama Fernández (28) natural de Ilave – Puno, radicado en Ilo, estaba a bordo de la embarcación pesquera “Atencio 1” de matrícula O- 18079 – BM que tenía como tripulantes a Emilio Molleapaza Mamani (patrón) Bonifacio Morocco y Alexander Ramírez.

RAYA O MANTARRAYA

Según reportes de profesionales médicos, La mantarraya pica y deja una marca en forma de media luna en aparente color negro y morado.

Cuando es una raya deja una cortada lineal y sobre esa introduce una espina que es la que infiltra la toxina, y si no se extrae la toxina, puede llegar a afectar el hueso al grado de perder una extremidad.

De hecho, la mayoría de las muertes causadas por las mantarrayas no se deben al veneno, sino a daños en los órganos internos (si la picadura se localiza en el pecho o el abdomen), pérdida excesiva de sangre, reacción alérgica o infecciones secundarias.

El veneno de la especie marina afectó el brazo y habría provocado un paro cardio respiratorio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here