Temas de campaña: ¡Quellaveco, demagogia y realidad!

“Qué fácil es empujar a la gente... Pero que difícil guiarla.” Rabindranath Tagore.

1
3960
Campamento Quellaveco

POR: CÉSAR CARO JIMÉNEZ 

Cuestión previa: en el año 2011, cinco años después del denominado “moqueguazo” se instaló una Mesa de Dialogo, en la cual participaron representantes tanto de la sociedad civil, como autoridades de diversas instancias del Estado, como de Anglo American Quellaveco S.A., las cuales tras casi 16 meses de discusiones llegaron a 26 acuerdos consensuados.

Posteriormente, escribiría algunos artículos tanto en el Diario La Prensa Regional como en La Republica, refiriéndome a la situación  de Anglo American, que venía y aun viene atravesando, una serie de problemas económicos y financieros, que impedía  su acceso en condiciones ventajosas a líneas de crédito que posibilitaran hacer realidad la explotación económica de Quellaveco, a la que calificaba como una perita en dulce, dado que el valor de la mina con  licencia social,  es ampliamente superior al que tendría sin la misma.

Recordando además algo que ya Herbert Spencer había advertido en los comienzos del siglo pasado: que los éxitos sociales y de negocios son simplemente asuntos de la “supervivencia de los más aptos”, atreviéndome a escribir considerando los criterios de la racionalidad capitalista, que si Anglo American, por sí sola no podía continuar con el Proyecto, que se asociara o se deshiciera del mismo.

Pues bien, como dándome la razón, en febrero del 2012 la empresa japonesa Mitsubishi Corporation compró el 18,1% que tenía la Corporación Financiera Internacional (IFC por sus siglas en inglés), que es una división de crédito del Banco Mundial. Dicho sea de paso: ¡sin que se beneficiarán con un solo dólar de dicha transacción ni el Gobierno Nacional ni el Regional! (En otra ocasión relataré nuevamente otros hechos ligados a dicha compra).

Posteriormente a esa compra Anglo American, –como muestra de su aun difícil situación económica–, ha seguido vendiendo activos, como por ejemplo la venta del proyecto de carbón térmico New Largo en Sudáfrica, anunciada esté último 01 de agosto.

Quizás por ello, en la última adquisición directa por Mitsubishi Corporation, se precisa que los US$ 600 millones en los que se valorizó el 21.9% de las acciones que hacen que la empresa japonesa sea ahora dueña del 40% del proyecto, se destinaran exclusivamente para el desarrollo del mismo, como se desprende del comunicado de Anglo American. (Y ojo, al igual que lo ocurrido con la compra al Banco Mundial, una vez más ni el Estado ni Moquegua se beneficiaron con un solo dólar de dicha transacción).

Pero veamos lo que está ocurriendo en estos momentos, tras largos años de silencio, mutismo que parece haberse dejado de lado en función a la cercanía de un nuevo proceso electoral, el cual como es común en nuestro medio, dada nuestra idiosincrasia que hizo que Bolívar escribiera en la denominada “Carta de Jamaica” que “el Perú, por el contrario, encierra dos elementos enemigos de todo régimen justo y liberal: oro y esclavos.

El primero lo corrompe todo; el segundo está corrompido por sí mismo”; triste concepto que en cierta forma fue refrendado por Basadre, cuando señaló que: “la promesa de la vida peruana sentida con tanta sinceridad, con tanta fe y con tanta abnegación por próceres y tribunos, ha sido a menudo estafada o pisoteada por los Podridos que han prostituido y prostituyen palabras, conceptos, hechos e instituciones al servicio exclusivo de sus medros, de sus granjerías, de sus instintos y sus apasionamientos. Los congelados se han encerrado dentro de ellos mismos, no miran sino a quienes son sus iguales y a quienes son sus dependientes, considerando que nadie más existe. Los Incendiarios quisieran prender explosivos y verter venenos para que surja una gigantesca fogata”.

Por ello, en estas líneas, me atrevo a preguntar a las actuales autoridades tanto políticas como institucionales: ¿dónde han estado todos estos años que no han monitoreado los acuerdos?… ¿Tanta es su incapacidad o indiferencia?

Por qué en lugar de tomar actitudes serias y sostenibles se están dejando llevar por ciertos oscuros intereses políticos y/o económicos, que los lleva a plantear absurdos, como por ejemplo exigir, sin ninguna propuesta correcta económica y técnica que la sustente, que el 80% de los ingenieros que trabajen sean moqueguanos y que se compre a diestra y siniestra en Moquegua al margen de la calidad y precios de los productos.

Y al respecto pregunto: ¿Cuántos ingenieros moqueguanos leen y hablan correctamente el inglés, idioma fundamental en la etapa de construcción? ¿Cuántos conocen las técnicas que se van a emplear?

Y en cuanto a las compras, por qué no se solicita que se establezcan, aparte de dar a conocer que productos se van a requerir, incentivos o exoneraciones tributarias que hagan que las mercancías que ofrecen los empresarios moqueguanos, puedan competir contra el agobiante centralismo limeño.

Y en cuanto a la cantidad de personal que se va a requerir, tanto calificada como no, sincerar la cantidad, en lugar de hablar alegremente de más de diez mil trabajadores, olvidando que la tecnología hace que dicha cifra sea imposible de lograr.

Pregunto: ¿Por qué en todos estos años no se ha hecho nada al respecto, especialmente en lo que respecta a capacitación y análisis? …Y aquí, –sin omitir la responsabilidad de políticos, autoridades, instituciones privadas y de gobierno en todas las instancias–, cabe señalar que suma responsabilidad también tiene Anglo American Quellaveco S.A., que le ha faltado, le falta recalcaría, la visión y el compromiso en lo que respecta sobre todo a información y capacitación, más allá de sus encomiables aportes y compromisos, que hacen resaltar el egoísmo y miopía de una empresa del mismo rubro que desarrolla sus actividades en nuestra región hace más de una centuria.

Pero, si bien hay aspectos que ya no se pueden superar, aún estamos a tiempo de exigir que se capacite al personal profesional, calificado y no calificado en aspectos tales como el idioma ingles y las tecnologías a emplearse, sobre todo en la etapa de operaciones, por lo que bien podría establecerse centros de estudios de calidad en dichos rubros en nuestro medio, que además permita identificar a los mejores, los que muy bien podrían ser llevados a otros centros operativos para que en la practican puedan ser preparados para trabajar cuando Quellaveco comience a producir.

Y en tanto, –procuremos modificar con la ayuda del Presidente Vizcarra–, mejorar otros aspectos.

Ello será motivo del siguiente artículo, que espero, al margen del respeto y la amistad, sea crítico y reflexivo, porque creo con el ex presidente uruguayo, José “Pepe” Mujica, que “son los sucesos que gobiernan a los hombres y no los hombres los que gobiernan los sucesos”.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here