La historia de la corrupción en el Perú

La corruptela comprende el ofrecimiento y la recepción de sobornos, la malversación y mala asignación de fondos y gastos públicos, los escándalos financieros y políticos; el fraude electoral, el tráfico de influencias y otras trasgresiones administrativas (como el financiamiento ilegal de partidos políticos en busca de favores indebidos) que despiertan un reactivo en el público” (p.30 - historiador Alfonso W. Quiroz)

0
3831

POR: JORGE ACOSTA ZEVALLOS

El Perú nuevamente ha corroborado que la corrupción es una enfermedad que no ha sido eliminada y que es una de las causas principales de nuestro atraso económico, social y político. Los audios revelan y revelaran como la justicia del país esta corroída, infestada de acomodos, sentencias amalladas, acuerdos políticos, prebendas con delincuentes, impunidad a los políticos que le roban al Estado y los sometimientos al narcotráfico.

La población está alarmada y enojada, ya lo estaba con la clase política, la corrupción de Obedrecht y otras empresas, las autoridades regionales y ahora le suma la seudo justicia.

También hay de los otros que no nos asombramos porque sabemos que este mal lo arrastramos a lo largo de la historia del Perú y que hemos luchado contra ella en la época de los Militares, luego con Alan García y su compañía y principalmente con el periodo de Alberto Fujimori en donde la corrupción se había institucionalizo. Nuestro país tiene recursos, capacidades humanas, ganas de trabajar, pero la corrupción lo atraviesa todo y lo destruye.

El historiador Alfonso W. Quiroz escribió un gran libro que todo peruano debería leer: “Historia de la corrupción en el Perú” y señala al respecto lo siguiente:

La corrupción constituye un fenómeno insidioso, amplio, variado y global que comprende actividades tanto públicas y privadas.

No se trata únicamente del tosco saqueo del patrimonio del Estado. La corruptela comprende el ofrecimiento y la recepción de sobornos, la malversación y mala asignación de fondos y gastos públicos, los escándalos financieros y políticos; el fraude electoral, el tráfico de influencias y otras trasgresiones administrativas (como el financiamiento ilegal de partidos políticos en busca de favores indebidos) que despiertan un reactivo en el público” (p.30).

Líneas más abajo, refiriéndose a la lucha entre el bienestar y el malestar agrega:

“Los sistemas desarrollados enfrentan los dilemas interrelacionados de como permitir y promover el crecimiento, diseñar y hacer cumplir Constituciones que favorezcan la estabilidad y el desarrollo, distribuir el desarrollo, distribuir el ingreso de modo más equitativo, democratizar y equilibrar el poder político, establecer el imperio de la Ley y educar a los ciudadanos dentro de una sociedad civil vigorosa que supervises una eficiente administración estatal. Los agentes corruptos minan estos esfuerzos, a veces con consecuencias y costos desbastadores…El análisis de las evoluciones particulares de la corrupción en el largo plazo, así como las metas de los esfuerzos dirigidos hacia la contención de sus efectos corrosivos, subrayan la necesidad de colaboración y reforzamiento de las diversas agendas reformistas en todas las áreas claves del subdesarrollo” (p.30).

La necesario del presente no es quedarnos en el escándalo, por el contrario, tomar iniciativas colectivas que se sumen a lo regional y nacional, ahora como antes persistir en la lucha contra la corrupción en todas sus esferas, niveles y latitudes.

Recordemos que nuestro departamento no es ajeno a esta situación, la corrupción se realimento en la época del boom minero con el erario público, gobernantes locales y regionales reconocidos se favorecieron y favorecieron a sus compadres con proveedurías en dudosas licitaciones, obras que estaban presupuestadas en un millón de soles terminaban con ampliaciones en cinco millones, la formación de “consorcios” para ganar obras en donde lo gobernantes participaban, el favor de programas de ayuda alimentaria con nombre propio, el clientelismo desmedido y también la complicidad de una parte de la población que afirmaba “No importa que robe pero que haga obra”, la ineficiencia de los consejeros y regidores que se adaptan al sistema público y no demuestra ningún caso de fiscalización.

El futuro de las regiones ni de las localidades lamentablemente no está garantizado, este año electoral nos está demostrando, la mayoría de los candidatos han optado por el vientre de alquiler, no valen las ideas ni los programas, lo importante llegar al poder pagando el precio que le cobra el movimiento o partido, se eligen a candidatos sin militantes ni simpatizantes, se llenan las actas con los nombres de los amigos.

Ni hablar de algunos candidatos que estando sancionados por delito publico quieren repetir el plato ya para gobernadores, para consejeros o regidores. Lamentablemente algunos de ellos nos gobernaran en lo local y lo regional y ya anticipamos que la infección corruptiva se readaptara a los nuevos gobernantes.

La garantía para impedir que se reproduzca y exterminarla será siempre una sociedad activa, una prensa libre y una justicia real. Los llamados a asumir esta tarea, está ahora en los jóvenes que todavía no están infestados de la podredumbre que pulula en todas las esferas de la sociedad, así la historia lo dice.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here