Inicio Análisis & Opinión A 100 días de la administración Vizcarra

A 100 días de la administración Vizcarra

El Ejecutivo tiene que tener paciencia y saber que tiene que mostrar gestos de recuperación de la confianza ciudadana que se encuentra muy deteriorada, al percibir que el presente gobierno, es solo una continuación del gobierno de PPK.

0
3041

EL CONTEMPORIZADOR

POR: JOSÉ F. BURGA CARBAJAL

ESCUELA DE GOBIERNO Y POLÍTICAS PÚBLICAS – PUCP

Como todo en la vida, las situaciones nuevas requieren de tiempo para asimilarlas y analizarlas, para de esa forma, poder ganar experiencia y establecer una línea de trabajo. El Presidente Vizcarra no ha sido excepto a esta regla. Recibió un gobierno en una profunda crisis institucional, con una legitimidad del cargo presidencial venida a menos.

El nombramiento de César Villanueva como Titular de la PCM, no fue bien vista por su propia bancada oficialista, al ser considerado como el promotor de la vacancia presidencial de PPK al interior del Congreso y, por otro lado, su acercamiento al Fujimorismo para ganarse su “like” en la conformación del gabinete ministerial, enfrió aún más las relaciones con el sector más progresista del legislativo y de la opinión pública.

Tomar el rumbo del país todavía le viene costando al Presidente; las encuestas a nivel nacional todavía no lo favorecen. La falta de eficiencia en su comunicación política para dar a conocer el porqué de sus lineamientos, su respuesta frente a los problemas sociales y el empoderamiento de su envestidura frente al Legislativo controlado por el fujimorismo, ha ido de menos a más.

Sin embargo, una cuestión en la cual quisiera profundizar, es en cuanto a las tareas pendientes del Gobierno, de cara a lo que resta de su mandato. La relativa tranquilidad con la cual se está asumiendo el mejoramiento de la economía a raíz del incremento del precio internacional del Cobre, puede verse truncada, si es que, en definitiva, se desata la guerra comercial entre EEUU vs China y los principales bloques comerciales a nivel mundial.

Es en esa coyuntura, que el Gobierno debe apuntar a fortalecer estos tres ejes que considero deben priorizarse y que van a permitir desarrollar una propia agenda, para apaciguar de alguna forma, los efectos colaterales de la economía internacional en la cual estamos muy inmersos.

  1. LUCHA FRONTAL CONTRA LA CORRUPCIÓN

Esta tarea resulta imprescindible si es que se requiere continuar mejorando la imagen de la institucionalidad del país. En tal sentido, el Ejecutivo en esta materia debe de ser implacable. Para tal efecto, el fortalecimiento, la dotación de recursos y el respeto a la autonomía del Poder Judicial y el Ministerio Público resulta fundamental.

Actualmente, estos organismos del Estado se encuentran en una ardua batalla en contra de la corrupción y todo lo que ha traído consigo el caso Lava Jato, teniendo como principales involucrados a la élite política y empresarial de nuestro país, la cual por todos lados buscará “mover” sus influencias para salir librados.

Por otro lado, la batalla contra el Congreso para poner freno al ingreso de dinero sucio en la política a través de las campañas electorales, también es una tarea pendiente, para lo cual las reformas institucionales de los partidos políticos y de las elecciones, deben ser impulsadas desde el Ejecutivo.

  1. FORTALECER LA PRODUCTIVIDAD EN EL PAÍS

Para las economías de los países desarrollados, su productividad aporta a su crecimiento entre un 20% a 35%.

En nuestro país, si bien es cierto nos hemos mantenido en un crecimiento de alrededor de un 5%, nuestra productividad solo ha significado una contribución del 10%. Para ser más específicos, por ejemplo, en los países desarrollados, el incremento de su mano de obra que ha pasado del sector agrícola hacia la industria de manufactura y tecnológica ha sido exponencial, a diferencia de nuestro país, que ha sido muy lenta su evolución en varios sectores productivos, con pocas excepciones como lo logrado en la agro exportación.

Para lograr ese avance productivo, corresponde que seamos más competitivos y eso solo se logrará si se mejora la nutrición infantil y la calidad educativa, con un nuevo enfoque hacia el desarrollo tecnológico como política de Estado.

  1. PROMOVER LA DIVERSIFICACIÓN PRODUCTIVA

Como lo señalé al inicio, no podemos seguir dependiendo de la volatilidad de los precios internacionales del Cobre. El Gobierno tiene una tarea pendiente y muy importante con el fortalecimiento e impulso de otras actividades económicas que puedan impactar en nuestra diversificación productiva.

Sectores como el de la agroindustria, la manufactura con agregado tecnológico, el sector acuícola, el impulso del turismo, etc. son actividades urgentes que necesitan se potenciadas a nivel de políticas públicas que sean transversales a los gobiernos subnacionales.

CONCLUSIÓN

Una reciente encuesta de GFK, la aprobación del Presidente Vizcarra se incrementó en el mes de junio pasando de un 34% a un 56%, lo cual resulta muy preocupante.

Sin embargo, el Ejecutivo tiene que tener paciencia y saber que tiene que mostrar gestos de recuperación de la confianza ciudadana que se encuentra muy deteriorada, al percibir que el presente gobierno, es solo una continuación del gobierno de PPK.

El factor internacional debido al anuncio de una inminente guerra comercial, puede afectarnos y opacar las proyecciones que se tenían por el incremento de las inversiones privadas referidas al sector minero.

En ese sentido, resulta importante que el Ejecutivo pueda consolidar una coalición de fuerzas, tanto con el Legislativo y el sector privado, señalando la hoja de ruta a seguir, pero dentro de un marco que promueva la diversificación productiva y que sobretodo, eleve nuestra competitividad y mantenga un carácter enérgico de lucha frontal contra la corrupción. Con pequeños gestos, se puede ir recuperando la confianza.

No hay comentarios